Irán tiene dificultades para restablecer el sistema de distribución de combustible

El ochenta por ciento de las gasolineras funcionaban este miércoles en Irán después de que un ciberataque paralizase ayer las estaciones de servicio del país al inhabilitar el sistema digital de compra de combustible subsidiado.

Irán
FOTO: REFERENCIAL

“En estos momentos el ochenta por ciento de las estaciones de servicio pueden distribuir gasolina a precios sin subsidios”; dijo a la agencia de noticias Fars la portavoz de la Compañía Nacional de Distribución de Productos Petroleros de Irán (NIOPDC), Fateme Kahí.

La portavoz indicó que eso supone que unas 3.000 gasolineras estaban operativas en todo el país, pero a precios más caros, sin los subsidios del Gobierno.

El incidente es de gran envergadura porque bloqueó el sistema informático que permite a los iraníes comprar gasolina subvencionada, gracias a una tarjeta digital distribuida por las autoridades.

La tarjeta permite beneficiarse de una determinada cantidad de combustible subvencionado. Cuando esa cantidad se agota, el conductor paga la tarifa más cara.

En Irán los conductores tienen una tarjeta para tener acceso a gasolina subvencionada y ese fue el sistema que quedó inutilizado a media mañana de ayer.

LAS COSECUENCIAS DEL «CIBERATAQUE» EN IRÁN

El ciberataque paralizó todas las gasolineras del país; lo que causó largas colas en las estaciones de servicio.

El presidente del país, Ebrahim Raisí, calificó hoy ese ataque de acto para “enfadar a la población creando desorden”; en un discurso en una reunión del Gabinete.

Por su parte, el secretario de Consejo Supremo del Ciberespacio, Abolhassan Firouzabadi; afirmó que es posible que el ataque este relacionado con otros anteriores, procedentes del extranjero.

El miércoles «unas 3.000 estaciones de servicio podían vender combustible al precio libre», tres veces más caro; pero no a la tarifa subvencionada.

Irán dispone de las terceras reservas de petróleo en el mundo y ocupaba en 2020 el quinto lugar como productor dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

EFE