Un preso en Egipto duró seis meses con un teléfono móvil en su estómago

En Egipto, un preso identificado como Mohamed Ismailse se tragó su teléfono para esconderlo y duró seis meses con el mismo en su estómago, hasta que las autoridades se percataron del hecho luego que sufriera dolores abdominales.

Loading...

La situación se presentó en Asuán, Egipto, donde el hombre dijo que estaba esperando expulsarlo de manera natural, pero se complicó, señalan medios locales.

Al realizarle exámenes, los médicos se dieron cuenta de que había un cuerpo extraño en su organismo. Tras ser descubierto, Mohamed confesó que era algo que hacía normalmente para evitar que los guardias de la prisión se lo quitaran.

El preso envolvía el equipo en un plástico, se lo tragaba y luego lo expulsaba; sin embargo, su elaborado plan no resultó la última vez.

El hombre «no se preocupó». Aseguró que no sufrió de hinchazón o estreñimiento y comía normalmente.

Uno de los médicos que operó a Mohamed explicó a Sky News Arabia que la situación se pudo complicar. Por tragarse el celular, el preso habría podido presentar obstrucción o hinchazón intestinal. Del mismo modo, le pudieron haber extirpado parte del intestino.

elsiglo 

Loading...