Calle Arismendi de La Chapa con el sistema de aguas servidas colapsado

Quienes residen en el sector La Chapa de la ciudad de La Victoria, específicamente los de la calle Arismendi, denunciaron las calamidades que están pasando a consecuencia del colapso de la red de aguas servidas de la zona. Indicaron que el lugar es un epicentro de contaminación que los mantiene a la expectativa por cualquier tipo de enfermedad.

Loading...

Y es que los denunciantes informaron que tienen padeciendo esta dificultad más de cinco años, esto luego de que las autoridades pertinentes realizaron trabajos de supuesto arreglo en la calle y los mismos quedaron inconclusos, trayendo consigo, no sólo la obstaculización del paso de vehículos y peatones por el hundimiento de la capa asfáltica, sino también el brote de aguas putrefactas que se intensifican en la época de lluvias.

Con respecto al tema, Marisol Pérez, habitante del sector informó: "Esta situación nos mantiene cada vez más preocupados, porque es mucho lo que estamos padeciendo, no sólo porque no tenemos un libre tránsito, sino que además los olores que expiden las aguas, han hecho que más de un miembro de familia se enferme con síntomas de infecciones. Necesitamos ayuda de verdad".

Habitantes en compañía de dirigentes hicieron la denuncia

Del mismo modo, Héctor Rosales agregó: "Lo que aquí vivimos no es de Dios. Tenemos que estar protegiéndonos de todo, porque ya no sólo es el coronavirus, sino la plaga que sale de los charcos de aguas negras. Ameritamos que nos escuchen y nos resuelvan este problema, ya que por aquí viven demasiados niños y adultos mayores que se pueden ver más afectados por el foco de contaminación".

Enrique Hernández mencionó que en la calle Arismendi están cansados de hacer llamado a las municipalidades de turno y a Hidrocentro; y no ser escuchados. "Hemos hecho todo tipo de cartas, llamados de atención y de más y nadie hace nada, cuando mucho se acercan a tomar fotos y luego se van, sin dar respuestas de soluciones viables. Mientras tanto, nosotros seguimos tragando pudrición y viviendo en la desidia, donde ni caminar en paz se puede", puntualizó Hernández.


Por otra parte, los afectados del lugar expusieron que aunado a estas exigencias, también requieren de un centro de salud cercano, ya que les cuesta mucho a la hora de una emergencia, tomando en cuenta que muchos de ellos no tienen medio de transporte propio.

"En este sector se han enfermado varias personas o han requerido ser llevados de emergencia a un centro de salud y nos vemos obligados a salir a buscar y pagar taxis, que son bien caros y más para acá, lo que nos parece una falta de respeto, porque aquí hay bastantes terrenos baldíos donde pueden poner así sea un pequeño centro asistencial", expresó Yolimar Tirado.

Ahora bien, en el sitio también se conoció que el alumbrado público es casi inexistente. "Nosotros caminamos por inercia, ya medio conocemos los huecos y sin embargo hay más de un conato de caída. Francamente esto queda muy feo de noche y hemos ido a Corpoelec y lo que nos dicen es que no hay como reponer los aparatos dañados y que la comunidad es la que tiene que resolver la compra de los mismos, son unos abusadores".

En resumidas cuentas, los ciudadanos de esta parte del eje Este hacen un llamado a las autoridades competentes a que vayan al sitio y de una vez y por todas comiencen a darle solución a cada una de las dificultades que están presentando y que no les permiten tener un nivel de vida digno.

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...