Sombra de Afganistán planea sobre la asamblea de la OTAN en Lisboa

La situación en Afganistán y la salida de las fuerzas occidentales del país planeó hoy en la fase final de la 67ª edición de la asamblea parlamentaria de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Lisboa.

Loading...
Afganistán
FOTO: REFERENCIAL

"La crisis de Afganistán no altera la necesidad de Europa y de América del Norte de mantenerse unidas en la OTAN", señaló el secretario general de la Organización, Jens Stoltenberg.

La comunidad internacional, agregó, debe preservar los logros conseguidos durante 20 años de presencia en Afganistán y ayudar a la salida de los afganos en riesgo.

Stoltenberg se mostró convencido de que las nuevas amenazas refuerzan la necesidad de las alianzas transatlánticas y, entre los desafíos del bloque, se refirió a los "intentos" de Rusia por "interferir" en las democracias occidentales, el uso que China hace del poder para "controlar a su propio pueblo", el ciberterrorismo o las alteraciones climáticas.

El presidente de Portugal

Marcelo Rebelo de Sousa; aludió también al caso afgano para criticar lo que consideró un "diálogo insuficiente" entre los aliados sobre la retirada, una salida "embarazosa; como mínimo", dijo.

A su juicio; la OTAN debe transmitir "un mensaje fuerte y claro de cohesión; unidad y solidaridad" y reforzar los lazos entre sus miembros "mejorando nuestra información y nuestra capacidad de previsión; en especial donde intervinimos durante mucho tiempo, como en Afganistán".

También el primer ministro luso, António Costa, reclamó un refuerzo de la solidaridad entre los socios del Atlántico Norte y cuestionó las "crisis de confianza" abierta en el proceso afgano.

"El centro de gravedad estratégico de la Alianza Atlántica es su cohesión", insistió, por eso "es fundamental" que los aliados "transmitan un mensaje de unidad".

Unión Europea

Tanto el secretario general de la OTAN como los dirigentes lusos apostaron por reforzar la cooperación entre la organización y la Unión Europea para enfrentar desafíos comunes.

"La OTAN y la Unión Europea no son competidores, sino socios", afirmó Costa.

Entre los desafíos de la alianza, el primer ministro luso destacó los riesgos de terrorismo en el Sahel; la piratería en el Atlántico Sur y reclamó estrechar vínculos con los aliados de África; América Latina y la región del Indo-Pacífico.

Avance

La reunión permitió avanzar en la preparación del documento que lo aprobarán en la próxima cumbre de la OTAN, prevista para los días 29 y 30 de junio de 2022 en Madrid.

La cita de Lisboa cuenta con la participación de miembros de la organización, expertos en defensa; legisladores de los 30 Estados miembros y está prevista la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos; Nancy Pelosi, que será distinguida con el Premio Mujeres para la Paz y la Seguridad.

EFE

Loading...