Suspenden a presidente de Confederación Brasileña de Fútbol acusado de asedio

La Asamblea General de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) suspendió este miércoles por 21 meses, hasta marzo de 2023, el mandato del actual presidente de la entidad, Rogerio Caboclo, por considerar de gravedad las acusaciones de asedio sexual y moral que enfrenta.

Loading...

La decisión fue tomada de forma unánime por los presidentes de las federaciones de fútbol de los 27 estados de Brasil, que integran la Asamblea General del órgano rector del fútbol del país, en una reunión a puerta cerrada en la sede de la entidad, en Río de Janeiro.

Los miembros de la entidad ratificaron la decisión de la Comisión de Ética de la CBF de suspender el mandato del presidente por 21 meses, por lo que Caboclo sólo volverá a ejercer el cargo en marzo de 2023, cuando le restará tan sólo un mes de mandato.

El dirigente está apartado del cargo desde junio pasado por las acusaciones de asedio y fue sustituido por uno de sus vicepresidentes, Ednaldo Rodrigues, que ahora permanecerá como presidente interino de la Confederación hasta marzo de 2023.

Como las elecciones para definir al próximo presidente de la CBF pueden ser convocadas para el período entre abril de 2022 y abril de 2023, Caboclo difícilmente tendrá condiciones para ser postulado o para vencer el pleito.

El dirigente deportivo fue impedido de comparecer a la reunión de este miércoles para defenderse -por lo que fue representado por su abogados- por determinación del juez laboral que investiga las denuncias de una funcionaria de la CBF que acusa a Caboclo de asediarla moral y sexualmente.

Caboclo alega que el escándalo forma parte de un complot promovido por su antecesor, Marco Polo Del Nero, con la intención de perjudicarlo y recuperar el poder que tenía en la entidad.

En una grabación divulgada por la denunciante, una secretaria de Caboclo, el dirigente la cuestiona sobre asuntos íntimos y le pregunta si se masturba y si tiene un romance con otro funcionario de la CBF.

La denunciante afirmó que el presidente de la CBF le pidió favores sexuales y que en ocasiones la trataba de forma despectiva y grosera, como cuando la llamó de perra y le ofreció galletas para animales.

Inicialmente la Comisión de Ética consideró su actitud como una "conducta inadecuada" y propuso que se le suspendiera el mandato por 15 meses pero, tras el surgimiento de denuncias de otras dos funcionarias de la CBF, concluyó que se trataba de asedio sexual y extendió la suspensión a 21 meses.

EFE

Loading...