Precio de la carne por las nubes en el eje Este

Los ribenses como muchos de los habitantes de las diferentes jurisdicciones que conforman el eje Este del estado Aragua, en la actualidad se las están viendo cuesta arriba, para poder adquirir los distintos cortes de carne, esto a consecuencia de los altos costos que mantienen.

Loading...

En este sentido, en una entrevista realizada a los habitantes de La Victoria, municipio Ribas, se pudo conocer que las familias de la entidad más grande del eje Este, buscan opciones y se las ingenian para poder consumir proteínas en cualquiera de las comidas.

Y es que según los precios de los productos cárnicos, específicamente los conocidos como "rojos", los llevó a comprar estos alimentos cada 15 o 20 días y de poquito, en vista a que el dinero no les alcanza para adquirir los kilogramos que solían comprar anteriormente.

Los encuestados en el centro de la capital de jurisdicción, comentaron que ya perdieron la costumbre de comer con carne. Indicaron, que sólo lo hacen uno o dos días a la semana y en porciones reducidas, ya que es la única forma que tienen de rendir las pocas proteínas que adquieren con gran sacrificio.

Del mismo modo, se conoció que en todos los hogares no consumen el mínimo de proteínas, debido a que el ingreso que perciben no les rinde para todos los gastos, es por ello que se han adaptado a alimentarse con granos y acompañar la alimentación con verduras y hortalizas. Sin embargo, aseguran que estas también se consiguen caras".

Por otro lado, quienes tienen la posibilidad, destinan un dinerito para la compra de carne, en las carnicerías se consiguen desde los 16.900.000 bolívares la de primera y 15.900.000 la de segunda; sin embargo, muchos no tienen y prefieren llevar un poquito de carne molida, bistec, guisar, costilla, huesos ahumados, entre otros; según la disponibilidad que tengan en el bolsillo.

Ante esta alza en los productos cárnicos, la señora Minerva Pérez explicó como resuelve para llevar la comida a su hogar. "Yo compro mi carnita, pero de poquitico y rasguñando. Trato de rendir las porciones, de manera de comprar un corte diferente cuando tengo chance. Es decir, compro 10 mil de carne molida, pero me queda un poquito en la casa de guisada y así voy. Lo importante es poder comer".

De la misma forma, Vicente Torres dijo que ahora mismo es un lujo alimentarse con carne, pese a que hace pocos meses habían bajado los precios de estos alimentos, ahora nuevamente se fueron para las nubes, por eso en su hogar lo consumen pocas veces.

"Estamos optando por cocinar granos en la semana, para variar y acompañar la comida con verduras. Cuando compro proteínas hago un esfuerzo con el dinero y eso de poquito, para sólo probar. Todo está muy caro y no todo el tiempo tenemos para comprar".

El precio de estas proteínas, para la mayoría de las personas del municipio José Félix Ribas se hace difícil de costear, es por ello que a la hora de darle un gustito al paladar, los ciudadanos deben peregrinar en las pocas carnicerías que quedan en el centro de su ciudad y así buscar un mejor precio.

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...