Ravioli de calabacín con crema de zanahoria

Esta es una forma deliciosa de consumir calabacín, cuyo relleno podrás adaptar con los ingredientes que más te gustan.

Loading...

INGREDIENTES

Calabacín de buen tamaño 1

Ricota 200 gramos

Queso de cabra cremoso 150 gramos

Nueces peladas y troceadas½ taza

La ralladura fina de ½ limón

Dientes de ajo cocidos 2

Sal y pimienta negra recién molida

Aceite de oliva virgen extra 1 cucharada

PARA LA CREMA DE ZANAHORIA

Chalotas 2

Zanahorias grandes 3

Pimienta negra Al gusto

Aceite de oliva 2 cucharadas

Tazas de caldo vegetal 2

Dientes de ajo 2

Sal ½ cucharadita

PREPARACIÓN

PASO 1 - Utilizando una mandolina, corta el calabacín en láminas finas y colócalas una al lado de la otra en papel absorbente. Añadir una pizca de sal. Déjelos sudar durante 5-15 minutos, limpiándolos con otro papel absorbente al terminar el proceso.

PASO 2 - En un bol combinar la ricota con el queso de cabra, la ralladura de limón, las nueces picadas, una pizca de sal, pimienta negra al gusto. Remover suavemente hasta que las nueces y el limón estén repartidos uniformemente. Refrigerar mientras preparamos la crema de zanahoria.

PASO 3 - Calentar en un cazo el aceite y dorar a fuego medio el ajo, la chalota picada finamente y cuando comiencen a ablandarse añadir las zanahorias peladas y troceadas, dejar que se ablanden durante unos 10 minutos. momento en el cual añadiremos el caldo y dejaremos que termine de cocerse. Una vez transcurrido este tiempo, salpimentar y triturar con la batidora. Reservar.

PASO 4 - Tome cuatro láminas de calabacín y colóquelas de dos en dos formando una cruz. Rellanar con una cucharada grande de queso, envolver la mezcla con el calabacín formando un paquete. Colocar una cucharada de aceite de oliva sobre una sartén a fuego alto y dorar durante unos segundos nada más cada ravioli por ambos lados. Repetir la operación con el resto de los calabacines y la ricotta con nueces. Servir los raviolis de calabacín sobre la crema de zanahoria y a ¡disfrutar!

Loading...