Cinco meses de cárcel para líder latino del grupo Proud Boys

Enrique Tarrío, el líder del grupo ultraderechista Proud Boys, fue sentenciado este lunes a más de cinco meses de cárcel por haber quemado una banderola que retiró de una iglesia histórica negra y por llevar a Washington cargadores de rifle de alta capacidad.

Loading...

Tarrío, estadounidense con raíces cubanas, expresó su arrepentimiento por sus acciones durante la audiencia en la que el juez Harold Cushenberry del Tribunal Superior del Distrito de Columbia, donde se encuentra Washington, leyó su sentencia.

"Lo que hice estuvo mal", dijo por videoconferencia Tarrío, de 37 años, según medios locales.

En julio, Tarrío se declaró culpable de un cargo de destrucción de propiedad y un cargo de posesión de un dispositivo con gran capacidad para cargar armas de fuego, por los que enfrentaba una pena máxima de un año de cárcel.

Cushenberry le sentenció finalmente a 155 días en prisión, algo más de 5 meses, por los cargos que llevaron a su arresto en Washington el pasado 4 de enero, dos días antes del asalto al Capitolio por parte de seguidores radicales del entonces presidente Donald Trump.

Ese día, Tarrío fue detenido al llegar a la capital desde Miami, donde vive, por haber retirado un mes antes y quemado una banderola con el lema "Black Lives Matter" ("Las vidas negras importan") que estaba en una iglesia histórica negra en la ciudad.

Al arrestarle, la Policía encontró en su vehículo dos cargadores de armas de fuego con capacidad extra para balas que Tarrío aseguró más tarde que planeaba vender, y cuya posesión es ilegal en Washington, así que añadieron cargos a su expediente por ese motivo.

Tarrío no ha enfrentado cargos por el asalto al Capitolio, aunque su visita a Washington el 4 de enero tenía como principal objetivo participar en las movilizaciones de apoyo a Trump del día 6, y la policía reconoció más tarde que le había arrestado en parte para intentar contener posibles disturbios.

Pese a expresar arrepentimiento por sus actos ante el juez, Tarrío se ha mantenido activo en las últimas semanas para defender a varios miembros de los Proud Boys acusados por el asalto al Capitolio, publicando mensajes sobre el tema en su perfil de Telegram, según la cadena local WUSA9.

En una entrevista en marzo, Tarrío aseguró que él habría participado en la toma de la sede del Congreso, que describió como un "error", si no hubiese sido detenido dos días antes.

"Dios me salvó, Dios me estaba hablando", dijo entonces al canal América Tevé.

Más de una decena de miembros de los Proud Boys han sido imputados por el ataque y se cree que el grupo estuvo en buena medida detrás de la organización de las protestas que desembocaron en el asalto al Capitolio, después de que Trump animara a sus seguidores a rechazar el resultado de las elecciones de noviembre.

elsiglo

Loading...