Pide a la CEV que intervengan por los pacientes que necesitan trasplantes

Familiares de los pacientes que esperan trasplantes, se apersonaron este lunes a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y la Nunciatura Apostólica en Caracas para solicitar a la Iglesia que interceda por los cientos de enfermos crónicos que requieren un trasplante de órgano.

Loading...
Foto: Referencial

La carta fue entregada por la Asociación Civil Santo y sus Amigos de la mano de su directora, Rosaliz Díaz quien dijo: “Ya basta de estar de manos atadas, de manos cruzadas, y seguir perdiendo a nuestros niños. Queremos cumplir el sueño de todos los niños que lamentablemente ya no están”.

Familiares de pacientes del hospital J. M. de los Ríos exigieron una vez más al Estado venezolano que se hagan los correctivos necesarios para que se dé la reactivación de trasplantes en el país.

“Nuestros niños se están infectando, se nos están deteriorando. Sabemos que si se reactivan los trasplantes, no todos los pacientes podrán recibir uno. Fundavene actualmente ni siquiera sabe quiénes son los que pueden o no recibir un trasplante porque no se han enfocado en atender a los pacientes crónicos”, señaló Díaz.

La directora de la asociación pidió a las autoridades del Ministerio Público sentarse en una mesa de trabajo con las organizaciones, familiares y pacientes para plantear soluciones creíbles y concretas.

Exigen activación para trasplantes

Fabiola Garantón, miembro de la organización, destacó que en el Servicio de Hematología del hospital J. M. de los Ríos hay entre 25 y 30 niños candidatos para recibir un trasplante de hígado.

“En el área de Nefrología no hay tantos candidatos porque muchos han perdido la vida”, dijo Garantón.

Es importante recordar que para el 1 de junio de 2017 Fundavene notificó a todos los centros de trasplantes del país la suspensión del programa de donante cadáver.

De acuerdo a la dicha institución la medida iba ser temporal pero según las denuncias realizadas en los últimos años, alegan; que se extendió debido a la escasez de medicamentos inmunosupresores de mantenimiento; las fallas del tratamiento previo al trasplante, las deficiencias en la red hospitalaria, el deterioro de los servicios y la migración del personal calificado.

Con información El Nacional

elsiglo

Loading...