Identifican microorganismos en petroglifos prehistóricos

Un equipo internacional de científicos ha identificado los microorganismos presentes en las rocas con petroglifos y ha estudiado su capacidad para degradar esta forma de arte rupestre, una investigación que ayudará a fijar estrategias de conservación para estas obras de arte prehistóricas.

Loading...

El estudio, en el que han participado investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), analiza cientos de petroglifos prehistóricos del desierto del Negev (Israel), unos diseños simbólicos que relatan cómo se vivía en esta zona hace miles de años.

Los petroglifos son una forma de arte rupestre constituidos por un conjunto amplio de elementos abstractos, símbolos, figuras zoomorfas y antropomorfas, y varias inscripciones escritas en lenguas semíticas antiguas.

Estas representaciones culturales, consideradas el antecedente más cercano a la escritura, se grababan en rocas calizas del desierto cubiertas por una pátina marrón oscuro sobre la cual se marcan los símbolos.

El turismo, el vandalismo, los factores ambientales y los microorganismos, que colonizan las rocas y pueden provocar cambios estéticos, químicos e incluso estructurales, son sus principales amenazas de conservación.

«Para proteger estas obras de arte prehistóricas nos propusimos caracterizar la composición, diversidad y especialmente los efectos de los microorganismos que colonizan la roca, mediante un estudio por microscopía electrónica, combinado con un análisis metagenómico», apunta la investigadora del MNCN Asunción de los Rios.

El estudio, publicado en la revista Environmental Microbiology, ha constatado que las rocas está colonizadas por líquenes y microorganismos tanto en la superficie como en el interior de las rocas por una gran diversidad de microorganismos que afectan a los minerales del sustrato y provocan cambios químicos y físicos en la roca.

Los autores también han detectado que estos microorganismos son capaces de participar en procesos de solubilización y mineralización, que afectan también a la estabilidad de la roca.

«Los líquenes que crecen en su superficie degradan la pátina, lo que provocaría la alteración de los grabados, y los microorganismos endolíticos, a través de procesos de solubilización de ciertos minerales, pueden generar daños internos. Todo ello apunta a que los microorganismos presentes en estas rocas pueden contribuir a su deterioro y consecuentemente a la de los petroglifos», advierte De los Ríos.

«Estas investigaciones pueden contribuir a desarrollar estrategias de control específicas sobre los microorganismos causantes de procesos de biodeterioro que puedan ser implementadas en futuros programas de gestión y preservación, tanto en los petroglifos del Desierto de Negev como en otros bienes culturales», concluye la investigadora del MNCN de España.

elsiglo

Loading...