Denuncian al fiscal general de Brasil por encubrir a Bolsonaro

Senadores alegan que el fiscal no da curso a las investigaciones contra el presidente. Dos senadores brasileños acusaron este miércoles ante la Corte Suprema al fiscal general de la República, Augusto Aras, de supuestas “omisiones” frente a presuntos delitos cometidos por el presidente Jair Bolsonaro.

Loading...

La denuncia fue formulada por los senadores Fabiano Contarato, del partido ecologista Rede, y Alessandro Vieira, del centrista Ciudadanía, y se refiere a diversas acusaciones que cursan contra Bolsonaro y “han sido ignoradas” por el fiscal general, según la demanda presentada ante la Corte Suprema.

“El presidente de la República acusa de fraude, sin pruebas, al sistema electoral brasileño; intimida al Congreso con tanques en las calles; estimula aglomeraciones y contraría medidas sanitarias de combate a la covid; amenaza a la Corte Suprema”, enumera la acción intentada por los senadores.

Agrega que frente a esos “ataques a las instituciones” el fiscal Augusto Aras “no ha hecho absolutamente nada”, “permanece inerte” y asume un “comportamiento desidioso”, cuando es responsable por dar curso a investigaciones en torno a posibles delitos cometidos por un presidente en ejercicio de sus funciones.

La demanda presentada por los senadores Contarato y Vieira pide que Aras sea objeto de una investigación en el Consejo Superior del Ministerio Público Federal por lo que consideran “afrentas” al Estado Democrático de Derecho que son “incompatibles con la dignidad de su cargo”.

Aras fue designado fiscal general en septiembre de 2019 por el presidente Bolsonaro, con quien está alineado ideológicamente, y ha archivado o dado largas a todos los pedidos de investigación que han sido formulados contra el mandatario por diversos asuntos.

Su período de dos años al frente de la Fiscalía General vence el próximo mes, pero Bolsonaro ya ha anticipado que lo promoverá para permanecer en el cargo hasta 2023.

Sin embargo, su continuidad deberá ser evaluada por el Senado, en el que en los últimos meses ha crecido la oposición a Bolsonaro, que abarca desde la izquierda hasta las derechas moderadas, distanciadas del mandatario sobre todo por su negacionismo frente a la pandemia de covid-19, que ya ha matado a más de 570.000 brasileños.

elsiglo

Loading...