Gran afluencia en el casco central de Turmero

84

Para los turmereños la semana de flexibilización y radicalización se desarrollan de la misma manera, con mucha afluencia de personas en las calles.

A juicio de los habitantes de Turmero, la única diferencia en el esquema 7+7 es que la semana radical son menos los comercios que abren sus puertas al público.

De igual forman señalaron que una de las ventajas es que por lo menos gran parte de la población ha recibido la vacuna, de ahí que la mayoría de las personas se sienten seguras en las calles.

En este sentido, Carmen Luna puntualizó: “Sea semana radical o flexible hay la misma cantidad de personas en la calle, los domingo por la tarde es cuando menos gente se ve. Es verdad que han ido vacunando a las personas, pero eso no es motivo para relajar las medidas, las personas deben colocarse el tapaboca y guardar el distanciamiento social”.

Luis García, por su parte, comentó: “La cosa se pone difícil para nosotros los comerciantes, a quienes nos ponen muchas restricciones, y resulta que si nosotros no vendemos no comemos. Hay que resguardar la salud y cumplir con las normas de bioseguridad, pero también es importante activar la economía”.

María Rodríguez expresó: “Yo veo la misma cantidad de gente en la calle todos los días, no hay diferencia entre una semana radical o flexible. Yo salgo muy poco y cuando lo hago es que necesito comida, medicina o ir al medico, pero siempre hay mucha gente sentada en la plaza y sin respetar el distanciamiento social”.

Mientras que Yomaira Marcano, quien también es comerciante, dijo: “Generalmente las semanas radicales son un poco más flojas, porque la gente sale de sus casas a comprar comida. Yo vendo bisutería y cintillos, ganchos para el cabello y es un poco difícil. En cambio en la semana flexible la gente sale más y sale a comprar de todo”.

IRIOS MÉNDEZ | el siglo
fotos | JOEL ZAPATA