Tras protestas en Cuba ahora las calles son de la Policía

Una semana después de la mayor oleada de protestas ciudadanas en más de seis décadas, la Policía y los militares vigilan exhaustivamente las calles de Cuba, especialmente en la ciudad de San Antonio de los Baños, donde se originó todo.

Loading...
Cuba
Foto: Referencial

Los accesos a esta localidad, ubicada 30 kilómetros al oeste de La Habana y famosa por su Escuela Internacional de Cine, se encontraban en su mayoría cortados o custodiados por agentes de seguridad.

Si bien las calles mostraban un trasiego normal de personas, se pudo observar a camiones llenos de soldados y la plaza central del pueblo estaba tomada por más de una decena de policías, militares y agentes del Departamento de la Seguridad del Estado, el órgano de inteligencia y contrainteligencia de Cuba, etiquetado por opositores como la "Policía política cubana".

Los agentes uniformados y no uniformados también se desplegaron ampliamente en la vecina localidad de Bauta; donde "había un Policía en cada esquina", según indicó una mujer que estuvo allí.

El acceso a Onternet estaba cortado en San Antonio de los Baños y sus alrededores, según se pudo comprobar; mientras en el resto de la isla se encuentra mayormente restringido aunque funciona ocasionalmente en algunos teléfonos móviles.

Ni el Gobierno ni el monopolio cubano de telecomunicaciones (Etecsa) han explicado por qué los datos móviles permanecen parcial o totalmente caídos desde el domingo 11 de julio, día en que miles de cubanos salieron a las calles para protestar y se produjeron enfrentamientos, altercados e incluso saqueos en algunas localidades.

Tampoco han informado sobre cuándo el servicio será restaurado y funcionará con normalidad.

TRANQUILIDAD

La tranquilidad en San Antonio de los Baños contrasta con la agitación que se vivió el domingo pasado, cuando miles de vecinos salieron a la calle a protestar pacíficamente.

Los manifestantes lanzaron consignas contra el Gobierno, culpándolo de la escasez de alimentos, productos básicos y medicinas, proliferación de tiendas de pago exclusivo en divisas y habituales cortes de luz, en un momento en que Cuba pasa por una grave crisis económica, con sus arcas vacías e incapaz de hacer frente a sus deudas, a lo que se suma además un peligroso auge de los casos de covid-19 en las últimas semanas.

Los videos en directo grabados por los manifestantes del 11-J en San Antonio de los Baños prendieron la mecha de decenas de protestas de ciudadanos descontentos en otras localidades de la isla, atajadas con dureza por las fuerzas de seguridad, dejando cientos de heridos y detenidos y generando fuertes críticas desde la comunidad internacional al Gobierno presidido por Miguel-Díaz-Canel.

El presidente acudió, de hecho, a San Antonio de los Baños el día de las protestas junto con fuerzas de seguridad y un grupo de acólitos para enviar el mensaje de que "la calle es de los revolucionarios"; en referencia a los partidarios del sistema de partido único y economía centralizada que impera en Cuba desde 1959.

Otro argumento repetido constantemente por las autoridades cubanas desde el 11-J es que el "bloqueo" es el culpable de la ruina económica de Cuba; y las protestas han sido instigadas por la Administración de EEUU, a través de un sofisticado sistema de manipulación de opiniones a través de las redes sociales.

AUN SIN INTERNET

Con el Internet restringido y fuerte presencia policial, uno de los pocos eventos reseñables ocurrido en Cuba fue un acto de partidarios del Gobierno en La Güinera; un barrio de clase baja en el sur de La Habana, donde el pasado lunes tuvieron lugar disturbios que se saldaron con el único muerto reportado oficialmente.

Lideradas por Gerardo Hernández, presidente de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR, los "ojos y oídos" del Estado en los barrios), autoridades cubanas acompañaron a decenas de vecinos partidarios "en apoyo a la Revolución, a Díaz-Canel y al Partido", según tuiteó el exespía y miembro de los famosos "cinco héroes" cubanos.

Un día antes, el sábado, el Gobierno cubano sacaba músculo con un acto de masas al que acudieron miles de personas (100 mil según las autoridades) en La Habana para mostrar su apoyo al Gobierno y al líder; arropado por su predecesor Raúl Castro.

Mientras, organizaciones y familiares denuncian que sigue habiendo personas detenidas en las prisiones cubanas por su participación en las protestas; con listados que van desde más de 100 hasta miles.

Parte de los arrestados fueron liberados a lo largo de la semana; y se desconoce cuántos permanecen encerrados; ya que el Gobierno no ha ofrecido datos.

EFE

Loading...