Tensiones entre Arabia Saudí y Emiratos no es sólo por petróleo

Las tensiones escenificadas en las pasadas reuniones de la OPEP+ entre Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, que rechaza aceptar un acuerdo preliminar para un aumento gradual del bombeo si no se incrementa su cuota nacional; van más allá de una disputa petrolera y responden a intereses geopolíticos, según analistas consultados por Efe.

Loading...
FOTO: ARCHIVO

Según los analistas, la brecha entre Emiratos y Arabia Saudí, responde también a problemas "más profundos" relacionados con sus políticas respecto a Siria, Yemen, Irán o Israel, país con el que Abu Dabi estableció relaciones diplomáticas a finales del año pasado.

Asimismo, apuntan que la principal preocupación de los saudíes no está relacionada con los mercados petroleros, sino en la creciente cooperación geopolítica; militar y tecnológica entre Abu Dabi y Tel Aviv.

División retrasa acuerdos OPEP

Después de la negativa de los emiratíes el pasado viernes a prorrogar el acuerdo de la OPEP para un aumento gradual del bombeo; los saudíes anunciaron la prohibición de vuelos procedentes de Emiratos para controlar la propagación del coronavirus.

Esta medida, en la que también se incluyó a Etiopía, Vietnam y Afganistán, no dejó indiferente a nadie teniendo en cuenta que Emiratos es uno de los países líderes en vacunación; y casi el setenta por ciento de su población ha recibido ya las dos dosis contra la covid-19.

"Emiratos es bastante firme en su postura y también lo es Arabia Saudí", dijo a Efe el director ejecutivo de la consultora Qamar Energy; Robin Mills.

Los emiratíes están a favor de bombear más petróleo, pero denuncian que su cuota nacional está "desactualizada", puesto que la OPEP la calcula en referencia a los 3,2 millones de barriles diarios (bpd) que producían en 2018 y no en los 3,8 millones que producen en la actualidad.

Hablan los expertos en materia

Un experto en energía que pidió no ser identificado dijo a Efe que la demanda emiratí "no tiene precedentes".

"Dado el tiempo que tarda un país en aumentar la capacidad; al principio no había necesidad de un sistema que determinara cómo evolucionan las cuotas a medida que lo hace la capacidad. Pero después de cinco años eso ya no es cierto. Por lo tanto, Emiratos es solo el primer país en descubrir una falla en el sistema de la OPEP", agregó.

En la misma línea, el experto energético en Verocy, Cyril Widdershoven, dijo a Efe que "debido al hecho de que Arabia Saudí todavía ha estado dispuesta a mantener su propia producción bajo una determinada línea; otros han cosechado recompensas. Se puede esperar que el movimiento de Abu Dabi sea seguido por otros en los próximos meses".

Tras el fracaso de las negociaciones, el crudo de la OPEP cotizó el lunes a 75,71 dólares por barril, un 0,6 % más que el viernes y su valor más alto desde el 30 de octubre de 2018, prosiguiendo así la senda alcista de las últimas semanas; impulsada por la vigorosa recuperación del consumo de combustibles gracias a la reactivación de la economía tras la pandemia.

"Los precios han subido bastante porque la falta de acuerdo significa que no habrá un aumento de producción que estaba planeado para el próximo mes; y quién sabe cuándo habrá un aumento de producción" sentenció Mills.

EFE

Loading...