Hawks empatan a los Bucks 2-2 la final de la Conferencia Este

Los Hawks empataron por 2-2 a los Bucks la final de la Conferencia Este tras una clara victoria por 110-88 que el equipo de Atlanta logró sin contar con su estrella, el base Trae Young, y que quedó vista para sentencia en el tercer cuarto cuando Giannis Antetokounmpo se lesionó la rodilla izquierda y tuvo que abandonar la cancha.

Loading...
Hawks empatan a los Bucks
Foto: Referencial

La estrella de los Bucks, que sufre una rodilla hiperextendida, no fue el único jugador que tuvo que abandonar la cancha antes de tiempo. En el último cuarto, Clint Capela, el pívot de los Hawks, también se fue al vestuario tras recibir un codazo en un ojo.

Pero con o sin Antetokounmpo, los Hawks no dieron ninguna opción a los Bucks, que en ningún momento del partido estuvieron por delante en el marcador y que llegaron a perder de 25 puntos.

El máximo anotador de la noche fue Lou Williams, que reemplazó a Young, también lesionado en el tercer partido disputado el domingo, con 21 puntos, 5 rebotes, 8 asistencias y 1 robo. El escolta de los Hawks Bogdan Bogdanovic, hizo 20 puntos (6 de 11 triples), 3 rebotes, 5 asistencias y 4 robos.

En los Bucks Jrue Holiday terminó con 19 puntos, 5 rebotes y 9 asistencias, Khris Middleton anotó 16 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 2 robos, y Antetokounmpo hizo 14 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 1 tapón.

Sin Trae Young en la cancha, el base se lastimó el tobillo derecho en los últimos segundos del tercer cuarto del partido del domingo, los Hawks tenían un nuevo desafío en sus manos.

AUSENCIA DE YOUNG

Decir que Young es básico para los de Atlanta se queda corto. Y no es sólo por la capacidad anotadora del base que hizo 48 puntos en el primer partido de la final de la Conferencia Este. Con Young en la pista, el resto de los jugadores de los Hawks son más efectivos de cara al aro contrario.

Un reciente análisis señala que durante los playoff, cuando Young está en pista los Hawks anotan una media de 111,2 puntos por cada 100 posesiones. Pero cuando el base está en el banquillo, la cifra cae a 90,2 puntos por cada 100 posesiones. Y los Hawks defienden también mejor con Young.

Mientras, los Bucks han sido el mejor equipo defensivo durante los playoffs. La ausencia de Young no era lo único a favor del equipo de Milwaukee en el partido del martes. Los Bucks volvían al State Farm Arena de Atlanta con toda la inercia, tras dos victorias consecutivas que les habían adelantado 2-1 en la serie contra los Hawks.

Los Hawks salieron en estampida. Una defensa asfixiante esperaba a Antetokounmpo, Middleton, Holiday y compañía cada vez que entraban en la mitad del campo del equipo local. Los Bucks notaron la presión desde los primeros segundos.

Holiday y Middleton fallaron los dos primeros intentos de los Bucks mientras que Bogdanovic y Huerter anotaban sus lanzamientos. Antetokounmpo tampoco estaba acertado.

Lou Williams, el sustituto de Young, circulaba el balón con rapidez por el perímetro, buscando al jugador en mejor posición para anotar. En tres minutos, los Hawks se habían marchado de 8 puntos, 10-2, gracias a las canastas de Bogdanovic, Huertere, Capela y Williams. Sólo Collins no había encestado.

ESTAMPIDA INICIAL DE LOS HAWKS

Mike Budenholzer se vio obligado a pedir un tiempo muerto para evitar que se repitiese el inicio del partido del domingo, cuando los Hawks se colocaron 15 puntos por delante de los Bucks en los primeros minutos del primer cuarto.

Los Bucks reaccionaron y a falta de 1.16 para el final empataban el partido 19-19, aunque los 12 primeros minutos terminaron con una ligera ventaja para los Hawks, 25-22, gracias a dos triples consecutivos de Gallinari.

Aunque los Bucks estaban a sólo 3 puntos de los Hawks, Budenholzer tenía motivos para estar preocupado: los Hawks estaban jugando en defensa mejor sin Young y, por primera vez esta temporada, Antetokounmpo terminó el primer cuarto sin anotar un solo punto.

La estrella griega había fallado los dos únicos tiros que intentó, incluido un triple que ni siquiera rozó el aro.

El segundo cuarto mantuvo la misma dinámica: una defensa asfixiante de los Hawks que colocaba a dos hombres sobre Giannis cuando el ala-pivot se acercaba a la pintura, y un ataque fluido con un gran movimiento del balón. Además, el banquillo de los Hawks estaba funcionando como nunca.

En frente, la pareja Antetokounmpo-Middleton, que acabaron con los Hawks en el tercer partido, sólo brillaban de forma ocasional, como en el pase elevado que Middleton lanzó para que el griego ejecutase un espectacular mate que dejaba el marcador en 39-30.

Pero los Bucks no estaban funcionando y cuando llegó el descanso, los Hawks tenían 13 puntos de ventaja, 51-38.

LESIÓN DE ANTETOKOUNMPO

Williams era el máximo anotador de los Bucks, con 13 puntos, pero el resto de los puntos se repartían con bastante igualdad entre el resto de los jugadores del equipo. Kris Dunn era el único que no había anotado en los primeros 24 minutos.

En los Bucks, Antetokounmpo sólo tenía 6 puntos mientras que Middleton sumaba 8. Nadie en los de Milwaukee había roto la barrera de los 10 puntos. Además, Antetokounmpo había hecho tres tiros que ni siquiera habían tocado el aro, incluidos dos tiros libres.

El descanso no ayudó a los Bucks. Y cuando faltaban 7 minutos se produjo la jugada que acabaría determinando la suerte del partido. Antetokounmpo se lesionó la rodilla izquierda en un encontronazo con Capela bajo el aro de los Bucks.

La rodilla del jugador griego se dobló en sentido opuesto a la dirección natural y Antetokounmpo se quedó sobre el parqué incapaz de levantarse entre espasmos de dolor. La estrella de los Bucks se retiró al vestuario y aunque regresó al banquillo pocos minutos después, no pudo volver a la cancha.

La ausencia de Antetokounmpo fue la puntilla para los Bucks. Cuando el griego se lesionó, el marcador señalaba un 62-52 para los Hawks. Tres minutos después, la distancia había aumentado a 20 puntos, 74-54.

La ventaja de los Hawks llegó a 25 puntos al final del tercer cuarto, 87-62, con un Bogdanovic en gracia que anotó 4 de los 5 triples que intentó en el penúltimo periodo.

El último cuarto fue puro trámite. Los Hawks no aflojaron y los Bucks siguieron fallando en ataque lo que dejó el marcador final en 110-88.

EFE

Loading...