Schwartzman pasa a cuartos y se afianza en la historia del tenis argentino

Después de salvar siete bolas de set en el primer parcial, en el que llegó a ir 1-5 abajo, el argentino Diego Schwartzman, número 10 del mundo, se deshizo del alemán Jan-Lennard Struff (n.42) y pasó a cuartos de final de Roland Garros, codeándose con leyendas argentinas como Guillermo Vilas y Juan Martín del Potro.

Loading...
Schwartzman pasa a cuartos
Foto: Referencial

Con centenares de espectadores de la cancha Suzanne Lenglen entregados a él, el Peque batió en la arena parisina al duro Struff por 7-6 (9), 6-4 y 7-5 en tres horas y dos minutos, y se medirá en cuartos al vencedor del duelo entre Rafa Nadal (vencedor de 13 Roland Garros) y el italiano Jannik Sinner (n.19).

Schwartzman, de 28 años, iguala su marca de 2018 en el Grand Slam de arcilla y está a un paso de igualar la de 2020, cuando alcanzó las semifinales, su techo en un gran torneo. En su cuarto partido en París en esta edición, mantiene su hoja de servicios inmaculada, solo al alcance de los mejores: todavía no ha cedido un set.

Punto a punto. Sin ahorrarse una gota de sudor. Así se plantea la mejor raqueta argentina sus encuentros, emulando el partido a partido de su compatriota Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid.

Y así el tenista de 1,70 m fue demoliendo poco a poco al gigante alemán (1,93). Laboriosamente fue anulando las fortalezas del teutón: su poderoso servicio y su violento 'drive'.

Entró como una locomotora Struff. Se puso 5-1 arriba, arrinconando al número 10 del mundo. Pero el bonaerense es duro de pelar. Levantó seis bolas de set en tres juegos diferentes para ponerse 5-5. De ahí, al desempate en el que salvó otra bola de set para ganar en el esprint final 11-9.

El público de la Suzanne Lengle estuvo con él. Muchos franceses le apoyaron y algunos evocaron a la leyenda del fútbol Diego Armando Maradona para insuflarle ánimo.

La máxima del Peque, la de que ganar un primer set es clave para un tenista como él, se había cumplido. Struff empezó a flaquear, a fallar más, seguramente fruto del cansancio a medida que la defensa del argentino se iba entonando.

La segunda manga la dominó el argentino con un poco de más solvencia, aunque en la tercera, cuando iba 4-0, se le torció en guión. El alemán neutralizó la ventaja y llevó el parcial hasta el séptimo juego.

Finalmente, el número 10 del mundo cerró el encuentro con una carcajada y un grito de júbilo ("¡Vamos!").

Al término del encuentro, Schwartzman habló a pie de pista. Reconoció que no había sido su mejor partido, con muchos errores no forzados, pero dijo que se quedaba con lo "positivo".

"Fue un partido raro, a veces ocurre, lo importante fue haber ganado en tres sets", señaló, al tiempo que agradeció el apoyo de los espectadores de la Suzanne Lenglen, la segunda pista más importante del torneo francés.

"Aunque al final del partido la gente empezó a apoyar más a mi oponente", dijo entre risas. También aseguró no desear a Nadal en los cuartos de final, con quien perdió en 2018 y 2020 en la arcilla parisina. El español dirime este lunes su pase con el italiano Sinner.

Con esta última victoria en Roland Garros, Schwartzman iguala a Guillermo Cañas y Del Potro, con tres presencias en cuartos, todavía lejos las 9 de Guillermo Vilas.

Y supera a Guillermo Coria, al alcanzar unos cuartos por quinta vez en un grande. Vilas, con 19, Del Potro, con 13, y David Nalbandian, con 10, están aún por delante.

EFE

Loading...