El ingeniero que desafía los estereotipos de género

En los últimos años muchos hombres se están lanzando a disfrutar de la moda sin complejos, demostrando que la etiqueta «moda para hombre» o «moda para mujer» no tiene ningún sentido en la actualidad.

Loading...

Aunque los constructos sociales nos imponen seguir unos determinados roles a la hora de vestir o maquillarnos para definir lo masculino y lo femenino, estamos aprendiendo que la masculinidad no la quitan un eyeliner o unos tacones.

Un ejemplo de ello es Mark Bryan, un ingeniero en robótica estadounidense residente en Alemania, de 61 años y que le encanta usar faldas y tacones en su día a día.

Pese a lo que pueda parecer, Bryan lleva una vida de lo más convencional: va a su trabajo, hace ejercicio e incluso está casado y tiene una hija. El ingeniero se define como cishetero y demuestra que la sexualidad no tiene nada que ver con nuestros gustos al vestir.

Mark confiesa que su look se compone de dos estilos diferentes, uno estereotípicamente masculino para la parte de arriba y otro más femenino para la parte de abajo. Al parecer, considera los pantalones masculinos sosos y aburridos, mientras que las faldas le dan muchas más posibilidades de combinar su ropa.

«Con pantalones de hombre, solo tienes unas pocas opciones de color: negro, gris, azul marino o marrón. Con faldas, puedes agregar rojos, verdes, azules más brillantes, estampados florales, de animales, etc. Lo mismo para los zapatos, ya que existen más estilos y tipos de tacones. Además, puedo usar zapatos abiertos cuando hace buen tiempo», explica.

Después de cuatro años llevando este tipo de prendas, fue en febrero del 2020 cuando decidió compartir sus outfits diarios en Instagram, donde rápidamente ganó mucha popularidad.

En sus publicaciones deja claro que su esposa es un pilar fundamental a la hora de vestir, ya que ha sido ella quien le ha apoyado en todo momento y le ha animado a expresarse a través de la moda sin importarle la respuesta de los demás.

Quien también le alienta a llevar tacones es su hija, que además se aprovecha de la situación para pedírselos prestados y poder ampliar así su armario. Sin embargo, Bryan confiesa que en ocasiones le cuesta encontrarlos de su talla, ya que si bien la 38 que utiliza en las faldas es fácil de encontrar, no lo son unos tacones de la talla 41 (algo que también sufren muchas mujeres.

ElSiglo

Loading...