Figueroa derriba a Luis Nery y le arrebata la faja mundial

El estadounidense Brandon Figueroa derribó con un gancho al hígado en el séptimo asalto al mexicano Luis Nery para imponerse por nocaut y arrebatarle el título supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

fIGUEROA

En Los Ángeles, California, Figueroa mostró una gran preparación física y a pesar de su mayor alcance, se negó a pelear desde la larga distancia y provocó los intercambios, en los que sacó ventaja de su gran capacidad física.

Los seis primeros ‘rounds’ fueron de muchos golpes; en el primero «Pantera» Nery colocó bien su izquierda, pero ya en el segundo el estadounidense comenzó a marcar diferencia con buenos movimientos de piernas y cintura ante el campeón defensor.

Nery aceptó los intercambios y si bien por momentos mostró su buen boxeo; poco a poco sufrió los estragos de las andanadas de un Figueroa que no dejó de lanzar golpes, sobre todo a la zona baja.

Ninguno de los dos sacó diferencia a favor en la primera mitad del combate; pero en el séptimo Figueroa arreció su ofensiva y a las 2:18 minutos remató a Nery con un potente; gancho al hígado que envió a la lona de manera definitiva al mexicano.

NERY

Nery llegó al combate con 31 victorias consecutivas, 24 de ellas por nocaut.

Aunque por momentos llevó la iniciativa o conectó buenos impactos de respuesta; jamás se sintió cómodo ante un contrario con instinto felino que lo acorraló las cuerdas y no mostró respeto por el favorito.

Con la victoria, Figueroa llegó a 22 peleas ganadas, 17 de ellas por la vía rápida; con un empate y levantó la mano como un púgil de primera fila en las 122 libras; con calidad para retar al estadounidense Stephen Fulton, sueño de la faja de la Organización Mundial de Boxeo, o al uzbeko Murodjon Akhmadaliev; campeón de la Asociación Mundial y la Federación Internacional.

El púgil de 24 años mostró una gran capacidad física y aunque tal vez no enseñó técnica depurada; fue una máquina lanzadora de golpes, sobre todo al estómago; con lo que debilitó a Nery que cedió ante el castigo.

EFE