Indonesia, Malasia y Brunei condenan los ataques de Israel en Gaza

40

Los Gobiernos de Indonesia, Malasia y Brunei publicaron este domingo un comunicado conjunto en el que condenan “de la manera más rotunda” los ataques israelís en Gaza y piden a la ONU que tome medidas para garantizar la seguridad de los civiles palestinos.

condenan a

“Condenamos de la manera más rotunda las repetidas y descaradas violaciones y agresiones llevadas a cabo por los israelíes que apuntan contra civiles a través del territorio ocupado palestino, particularmente en Jerusalén Este y la franja de Gaza; que han matado, herido y causado sufrimiento a muchos, incluidos mujeres y niños”, reza el comunicado firmado por estos tres países de mayoría musulmana.

PREOCUPACIÓN

En el texto, las tres naciones muestran su “preocupación por la expansión ilegal de asentamientos” y critican las políticas “inhumanas, coloniales y de apartheid hacia los palestinos”, por lo que llamaron a una “acción colectiva” para garantizar que los autores de las violaciones de derechos humanos se hagan responsables.

“Llamamos a todas las partes a ejercer la máxima contención, cesar los ataques contra civiles; dar pasos hacia la desescalada de la situación y mantener la ley internacional y el orden”, añadieron.

Asimismo, instaron al consejo de seguridad de Naciones Unidas –que se reúne hoy para tratar el asunto– a “actuar urgentemente; y tomar todas las medidas posibles para garantizar la seguridad y protección de los civiles palestinos en el territorio palestino ocupado”.

Hasta el momento, la ola de violencia entre Gaza e Israel se ha saldado con la muerte de 181 palestinos; en el enclave –entre ellos 52 menores y 31 mujeres– y al menos 1.225 heridos.

El Ejército israelí ha realizado ataques de represalia contra más de 650 objetivos de la franja; y estima que mató a al menos 75 milicianos de Hamás y a docenas de la Yihad Islámica.

En Israel, diez personas han muerto, ocho de ellas –dos menores– por impactos de cohetes, y dos más mientras corrían hacia los refugios antiaéreos.

EFE