Los niños, convertidos en consumidores digitales sin derechos reconocidos

No es ciencia ficción. Cuando una persona en Europa cumple la mayoría de edad ya tiene almacenado en la red entre 75.000 y 100.000 puntos de información muy específica sobre él o ella, como el tipo de películas o alimentos que le gusta, su estado mental o preferencias sexuales.

Loading...

Esos y muchos otros tipos de datos se recolectaron mientras esa persona era un niño o niña y utilizaba internet, dice a Efe el especialista en la infancia y miembro del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, Philip Jaffé.

Esas informaciones quedaron registrados en la mayoría de casos con fines puramente comerciales, sin un consentimiento expreso y obviando que los niños también tienen derechos cuando interactúan con internet.

El Comité al que pertenece Jaffé ha emitido hoy la primera guía jurídica sobre los derechos de los menores en el mundo digital. El documento deja claro que el uso de los datos personales debe ser reglamentado y que no hay concesiones que valgan.

"Los niños sufren de distintas formas de violencia en el mundo digital y una de ellas es de tipo comercial, cuando el niño es visto como consumidor y es víctima de prácticas que le roban su identidad o lo exponen a un ecosistema donde hay mucha violencia o una hipersexualización", explica Jaffe en una entrevista con Efe en Ginebra.

Los dieciocho miembros del Comité pasaron gran parte de su tiempo en los últimos dos años entrevistando a más de 700 niños y adolescentes sobre su utilización de internet y sus mayores temores al respecto.

Desde África hasta Europa, se recogieron opiniones de menores de todas las regiones del mundo y aunque su acceso a internet -por obvias razones socioeconómicas- era muy disímil, sus preocupaciones eran sorprendentemente similares, empezando por el miedo a contenidos violentos, a la geolocalización, a revelar su identidad o a ser secuestrados por un predador sexual.

Los propios niños también temían ser víctimas de acoso, de sexting (intercambio de mensajes o imágenes explícitamente sexuales) y de presión sexual.

Las redes sociales son espacios donde esa violencia se hace visible a través de juegos o desafíos peligrosos que grupos de jóvenes se lanzan entre si, como adelgazar lo más rápido posible o hacerse incisiones en los brazos, dos casos que Jeffé halló en Tik Tok.

Los niños se encuentran indefensos frente a todos estos abusos porque ningún país cuenta con una legislación que dicte los criterios que el sector privado debe cumplir para que los niños estén protegidos y a la vez empoderados en el mundo digital.

Alemania acaba de aprobar la primera Ley de Protección de la Juventud que obliga a los operadores y a las compañías en internet prevenir las compras por parte de niños, verificar su edad, asegurarse de que el lenguaje que utilizan es comprensible para ellos y que su perfil permanece oculto.

Fuera de la Unión Europea (tras la entrada en vigor del Reglamento de Protección de Datos), el uso abusivo de los datos personales de los usuarios de internet y su almacenamiento sin límite de tiempo hace posible que cuando el niño se convierta en joven se sepa todo sobre él.

"Cuando tenga 18 años se sabrá todo sobre su sexualidad, su salud, sus preferencias, su funcionamiento mental y sus defectos, las razones por las que un empleador no debería contratarlo o ser rechazado por una compañía de seguros", sostiene Jeffé, quien cuenta con una especialización en psicología clínica.

El Comité de la ONU sostiene que los Estados deben ser los responsables de la recolección de datos y no dejarlo al sector privado, y que tanto los niños como los padres deben tener la posibilidad de acceder y borrar en todo momento datos almacenados por las autoridades o por empresas.

En paralelo, los Estados deben dotarse de un órgano regulador que vigile y tenga autoridad para interpelar a las empresas por sus contenidos en internet y recibir quejas de los usuarios, señala el órgano de Naciones Unidas.

Si además se fijan normas contra las prácticas abusivas, se crean mecanismos para que las víctimas puedan obtener una reparación y se ofrece a los profesores y a todos aquellos que trabajan con niños formaciones sobre los peligros en internet, los derechos de los niños en la era digital habrán dado un gran paso adelante.

EFE

Loading...