Siria sigue viviendo una "pesadilla" tras diez años de guerra, alerta la ONU

El secretario general de la ONU, António Guterres, denunció este miércoles que la situación en Siria sigue siendo una "pesadilla viviente" cuando se cumplen diez años del inicio de la guerra en el país.

Loading...

Guterres, en declaraciones a los periodistas, destacó el sufrimiento al que siguen sometidos millones de sirios a pesar de que el conflicto no esté ya en las portadas.

"Durante diez años, el mundo ha mirado como Siria caía en una espiral de destrucción y derramamiento de sangre", lamentó el jefe de Naciones Unidas, que recordó a los cientos de miles de muertos, millones de desplazados y multitud de desaparecidos que ha dejado la guerra.

"Los sirios han sido sometidos a violaciones de los derechos humanos a escala masiva y sistemática. Las partes del conflicto también han violado repetidamente la ley internacional humanitaria, hasta ahora con total impunidad", recalcó.

Según Guterres, es "imposible comprender totalmente el alcance de la devastación en Siria", pero está claro que sus ciudadanos han sufrido "algunos de los crímenes más graves que el mundo ha visto este siglo".

El diplomático portugués defendió por ello que, para que haya una paz sostenible, los responsables "deben rendir cuentas".

Preguntado al respecto de las posibilidades de que ello ocurra, Guterres confió en que sea posible una vez que el conflicto se resuelva, subrayando la necesidad de que haya tanto reconciliación como justicia.

Ello, insistió, requiere que aquellos responsables de crímenes contra la humanidad y otras atrocidades sean castigados de forma acorde.

Según dijo, la ONU va a seguir tratando de impulsar una solución negociada al conflicto, que debería empezar con avances en el comité encargado de redactar una nueva Constitución.

En el plano humanitario, Guterres recordó que la situación sigue siendo crítica, con un 60 por ciento de los sirios en riesgo de pasar hambre este año.

Por ello, urgió al Consejo de Seguridad a ampliar el acceso humanitario a través de las fronteras del país, que en los últimos años se ha recortado por la insistencia de Rusia, el gran aliado del Gobierno de Damasco.

EFE

Loading...