Oslo aumenta restricciones una semana después de cerrar actividad económica

Las autoridades de Oslo anunciaron este lunes nuevas restricciones, una semana después de decretar un amplio cierre de la actividad económica y social, debido al aumento del contagio, impulsado por la variante británica del virus Sars-CoV2.

Loading...
Oslo

La capital noruega ha registrado una incidencia de 264 nuevos casos por 100.000 habitantes los últimos 14 días, más del doble que la media del país, y la semana pasada batió el récord de nuevos infectados durante toda la pandemia.

Al cierre de tiendas no esenciales y de la restauración decretados a principios de mes se unen ahora la prohibición de actividades de tiempo libre en espacios interiores y que la educación en las escuelas sea mayoritariamente a distancia, debido a que el contagio se ha disparado entre los más jóvenes.

"La situación es muy grave. Las medidas que habíamos tomado parece que no son tan efectivas", dijo en rueda de prensa el alcalde de Oslo, Raymond Johansen.

La primera ministra, Erna Solberg, había calificado horas antes la situación en todo el país de "frágil", aunque el Gobierno esperará a si las restricciones locales impulsadas en las zonas más afectadas tienen efecto antes de introducir más medidas a nivel nacional, como el cierre de gimnasios y piscinas o prohibir la venta de alcohol en la restauración.

Noruega, que ha adoptado medidas menos severas que otros países combinadas con un cierre casi total de fronteras desde hace más de un mes, es uno de los menos castigados en Europa por la pandemia, con una tasa de mortalidad de 11,89 por 100.000 habitantes, la cuarta parte que Dinamarca y la décima que Suecia.

NUEVA ESTRATEGIA EN LA VACUNACIÓN

El Instituto de Salud Pública (FHI) anunció hoy que, al igual que han hecho muchos países en los últimos días, comenzará a recomendar la vacuna de AstraZeneca a mayores de 65 años.

El Gobierno noruego comunicó también que pretende que el intervalo entre la administración de las dos dosis de las vacunas aumente de tres a seis semanas para acelerar así la campaña de vacunación, a la espera de que el FHI emita un informe favorable, explicó en un comunicado el ministro de Sanidad, Bent Høie.

EFE

Loading...