Cowork gastronómico, la innovadora idea de una emprendedora venezolana en Chile

Adriana López lleva cuatro años en Santiago, y hace dos años creó Hub Gastronómico, luego de ver que ahí había una gran oportunidad para crecer e independizarse. Hoy, tiene a disposición de cocineros y pymes 13 cocinas full equipadas en la comuna de Santiago.

Loading...

Uno de sus primeros trabajos formales fue en un cowork, y fue precisamente ahí donde su
emprendimiento, Hub Gastronómico, tuvo su génesis. “Trabajando en el cowork escuché a muchos emprendedores del rubro gastronómico decir que necesitaban un lugar donde ellos poder trabajar cómodos, con todo lo que necesitaban. Decían que no existía un lugar apropiado para ellos, y si lo había, era muy costoso, imposible de acceder. Entonces, fue ahí que empecé a investigar sobre esa necesidad”, relata.

Una oportunidad

Desde ese minuto, Adriana vio una oportunidad para emprender. Investigó durante meses lo que tenía en mente, habló con el papá de su pololo sobre la idea de crear un cowork, cien por ciento equipado, exclusivo para pymes del rubro gastronómico, y fue él quien la ayudó y puso la inversión inicial. Luego, su padre viajó desde su país natal para ayudarle a concretar su sueño. “Desde que era chiquita, mi papá tiene su propia empresa, es ingeniero civil. Él vino para Chile y me ayudó a montar mi negocio tal como lo pensé”, detalla López sobre las 13 cocinas completamente implementadas que cumplirán en abril dos años instaladas en Santiago, cerca del Metro Ñuble.

Al recordar sus inicios con Hub Gastronómico, Adriana sabe que no fue fácil, “porque cuando el servicio es nuevo, cuesta que la gente confíe y entienda bien de qué se trata. Nosotros fuimos pioneros en esto, pero como teníamos algunos contactos, por ahí fuimos llegando a la gente y contactando a más personas. Para estos emprendedores era un verdadero problema, por el alto valor, y otros factores, tener acceso a cocinas equipadas, y nosotros lo solucionamos”.

Hub Gastronómico es el emprendimiento de Adriana, pero ella lo ve como algo más. El valor para ella está en ayudar a otros emprendedores, tal como lo ha hecho desde que estudió en la universidad. “Cuando estudiaba me di cuenta que mi verdadera pasión era ayudar a los emprendedores, y por eso me vinculé con ese mundo en la universidad. Luego, cuando terminé los estudios, seguí ligada a ellos”, asegura. Y la manera que encontró de seguir apoyando es su negocio, porque, además, brinda cursos y capacitaciones a quienes arriendan sus cocinas.

“Este es un negocio integral para que ellos crezcan en las cocinas, para que adquieran más
conocimientos. No solo tenemos todo el equipamiento, también entregamos conocimientos”, explica, y agrega que “tenemos gente que llegó con nada, y que ahora generan ingresos y están pensando en expandirse, y eso me da mucha alegría”.

Y si bien la pandemia entorpeció su crecimiento el año pasado, Adriana cuenta que “estos últimos meses se ha reactivado”. Por eso, su meta ahora es ver cómo seguir creciendo, y para eso se ha apoyado en las mentorías otorgadas por el campeonato Nada Nos Detiene. “El premio en dinero es muy bueno, claro, pero lo que más me importaba a mí era la orientación que ellos me podían dar. Pensamos en cómo crecer, cómo montamos el segundo si no tenemos la plata, y las mentorías me ayudaron mucho en eso, en ver cuál será el próximo paso”, asegura.

Adriana es una de las tres finalistas del Campeonato Nacional de Emprendimiento Nada Nos
Detiene Santiago, organizado por el G100, que en marzo entregará un premio de $10 millones para quien resulte ganador.

Elsiglo

Loading...