Cementerio de La Carpiera se ahoga entre tanto monte

Visitar las tumbas de sus seres queridos en el Cementerio ubicado en la comunidad La Gran Carpiera de Cagua, municipio Sucre, se ha vuelto un verdadero calvario para los familiares, quienes tienen que lidiar con el monte y la basura que se ha apoderado del lugar.

Loading...
Son pocas las tumbas que el señor Pedro está cuidando

A pesar que en reiteradas oportunidades los familiares de los difuntos han solicitado la ayuda al gobierno local, para que los ayude a mantener limpias las áreas, la respuesta ha sido la ignorancia.

"Las lápidas de las tumbas no se ven de la cantidad de monte y basura que hay en el lugar, no hay manera que las autoridades municipales se aboquen a hacerle un cariño. Cada vez que vengo a visitar a mi mamá paso entre las tumbas con miedo porque siento que del monte puede salir una culebra", expresó Carmen Gutiérrez

Por razones de trabajo vengo una vez por mes - dijo Gutiérrez-; y cada vez que lo hago limpio el monte, pero parece que se reproduce, hace mucho tiempo le pagaba a una persona para que limpiara, pero esta situación económica apenas puedo comprar las flores.

HACE FALTA CHIVOS QUE SE COMAN EL MONTE

Para Margarita Pantoja la solución para acabar por lo menos con el monte que rodea el cementerio, es adoptar chivos y mantenerlos allí para que funjan como máquinas limpiadoras.

"Ahora las personas que vivimos en los alrededores del cementerio y tenemos nuestros seres queridos enterrados allí, criar animales que se coman el monte, para poder tener limpias las áreas".

Además comentó que nunca han sido asistidos por los entes gubernamentales. "Para el 2 de noviembre que se celebra el Día de los Muertos cada familiar como pudo limpio los espacios, pedimos una máquina y hasta la fecha la estamos esperando".

Mencionó que desde la tragedia donde perdieron la vida los niños en el cañaveral los camiones no entran al camposanto.

LA CRISIS REDUJO LA CANTIDAD DE TUMBAS QUE CUIDO

Pedro Véliz tiene más de 60 años cuidando las tumbas del Cementerio de La Carpiera, los moradores lo llaman cariñosamente "El cuidador", desde que llegó a la comunidad en vista de una situación económica crítica se vio en la necesidad de trabajar limpiando tumbas.

"Me fue tan bien que allí me quedé, la paga era buena, pero con el transcurrir del tiempo, la limpieza de las tumbas fueron mermando y ahora tengo como 10 de las 70 que algún día llegué a tener, pero sigo con mi machete, pala y rastrillo limpiando las pocas que me quedan".

Los familiares de los difuntos que reposan en el camposanto de La Carpiera, municipio Sucre, esperan que este año la limpieza de los espacios entre en la planificación del gobierno local.

IRIOS MÉNDEZ | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

Loading...