CE multa empresas de videojuegos por bloquear contenidos

La Comisión Europea (CE) multó  a Valve, propietaria de la plataforma de distribución de juegos Steam, y cinco desarrolladoras de videojuegos (Banda Namco, Capcom, Focus Home, Koch Media y ZeniMax) con 7,8 millones de euros por impedir a los consumidores acceder a sus contenidos en un país distinto al de su residencia.

Loading...
videojuegos
Foto: Archivo

Valve y los editores de juegos restringieron en particular las ventas de ciertos videojuegos para PC sobre la base de la ubicación geográfica de los usuarios, lo que se conoce como prácticas de "bloqueo geográfico".

Leer másTed Dabney, el hombre olvidado que inició el mito de Atari

Bruselas explicó en un comunicado que en el caso de los cinco editores la multa se redujo a 6 millones de euros porque han cooperado con la Comisión, mientras que Valve, que decidió no cooperar, fue multada con más de 1,6 millones de euros.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, indicó hoy que más del 50 % de los europeos entre 6 y 64 años juegan a videojuegos y que la industria europea en ese ámbito va "de viento en popa" y tiene un peso de más de 17.000 millones de euros.

"Las sanciones adoptadas  contra las prácticas de "bloqueo geográfico" de Valve y los cinco editores de videojuegos recuerdan que según el derecho de competencia de la UE, está prohibido a las empresa restringir de manera contractual las ventas transfronterizas", dijo.

Añadió, "que privan los consumidores de la UE de ventajas del mercado único numérico de la UE y de la posibilidad de comparar los precios para encontrar la oferta que más les conviene", indicó Vestager.

Valve, mediante Steam, distribuye digitalmente videojuegos para ordenador de los cinco desarrolladores afectados por la investigación del Ejecutivo comunitario. Al mismo tiempo, Valve proporciona códigos de activación para los productos de esas cinco empresas.

Los usuarios necesitan esas claves para jugar a una serie de videojuegos para PC que hayan comprado en canales diferentes a Steam, por ejemplo, adquiridos en formato físico, como un DVD.

Tras la compra de los videojuegos, los usuarios necesitan confirmar su código de activación en Steam para ratificar que la copia no ha sido pirateada y poder jugar.

En el mes de abril del año 2019 la Comisión acusó a Valve y los cinco desarrolladores de cerrar acuerdos bilaterales para evitar que los consumidores comprasen o usasen videojuegos de ordenador de un país diferente para aquellos que residen en sus redisidencias no puedan violentar las normas de la Unión Europea (UE) sobre competencia.

 

EFE

Loading...