Pedro Pascal: la historia detrás del hombre de la máscara de hierro

Con una infancia marcada por la huída de su familia de la dictadura de Pinochet en Chile, poco a poco fue descubriendo su vocación. El reconocido actor de la franquicia de Star Wars ha logrado destacar en cada una de sus interpretaciones.

Loading...

Pedro Pascal

Pedro Pascal, el hombre del traje de acero. Ese podría ser el santo y seña para reconocer al actor en The Mandalorian. El que habita la armadura de baskar como una segunda piel, según los estrictos códigos de su credo ancestral. Pero detrás de esa superficie curtida asoma uno de los héroes más inesperados de la franquicia Star Wars y el protagonista del gran éxito de la nueva plataforma Disney+.

Más allá de que es El Niño la verdadera estrella, esa criatura rebautizada como Baby Yoda por los fans, es Din Djarin quien consiguió ser su guardián incansable. También huérfano, viajero de las galaxias, audaz cazarrecompensas y fiel a los mandatos de su tribu de adopción, Mando forjó su valor con la firmeza de su armadura. Pedro Pascal consiguió una composición certera y magnética, afirmada en el carisma que proyecta con su sola presencia, con el eco de su voz, con la constancia de su debido peregrinaje.

El elegido

Pascal ya había sido un peregrino en su propia historia. Junto a su familia debió abandonar Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet, y a sus cuatro años ya era un espectador de Superman de Richard Donner. La ciudad de San Antonio se convirtió en el perfecto escenario para esas periódicas excursiones al cine, para la entrada a la cultura popular de Estados Unidos.

Era una época para el descubrimiento de su vocación. No podía imaginar entonces que el tiempo lo llevaría de regreso al universo de DC Cómics, ahora como el villano Maxwell Lord. El personaje es el empresario petrolero en la conquista de sus más peligrosos deseos en la nueva Wonder Woman 1984.

Intenso y monumental, Lord es todo lo opuesto del silencioso Mando. Es la explosión de aquella teatralidad que el propio Pedro Pascal también cultivó como parte de su formación como actor, que demostró el año pasado en su participación en King Lear junto a Glenda Jackson. Hoy su actuación lo convirtió en el artífice de su promisorio futuro.

Se parece a las viejas estrellas del cine clásico por su encanto y su entrega”, cuenta Jon Favreau, showrunner de The Mandalorian, en una extensa nota sobre el actor en Variety. “Y se toma su oficio muy en serio. Ese profundo compromiso con su trabajo fue el que terminó de convencer a Favreau de que no se equivocó al vislumbrar en el guerrero maldito y seductor de Game of Thrones, el rostro oculto de su escudero de la orden mandaloriana.

De alguna manera, aquella destreza que mostró en la serie de HBO lo colocó en el radar de Hollywood. Después de encarnar al príncipe de la dinastía Martell su nombre se convirtió en común denominador de travesías de riesgo y extraordinaria voluntad.

Así fue un incansable perseguidor de narcotraficantes en la Colombia de Narcos (2015-2018); el enemigo de turno de Denzel Washington en esa impensada saga comandada por Antoine Fuqua que es El justiciero 2 (2018); y el piloto de los mercenarios de Triple frontera(2019), a la caza de la fortuna de un jefe narco oculto en el corazón de Los Andes.

Todos esos personajes condensan en la destreza física la fortaleza del carácter de Pedro Pascal. Como ocurría en el cine clásico de aventuras en el que el rostro de los héroes era el termómetro de su moral: la sonrisa de Errol Flynn sintetizaba sus desafíos a la perfidia del príncipe Juan de Claude Rains en Las aventuras de Robin Hood (1938).

También la destreza acrobática de Tyrone Power el triunfo a la hora de poner en ridículo al pobre Basil Rathbone en La marca del Zorro (1940). Esos héroes hacían de su cuerpo la mejor arma para la defensa de sus ideales, y su carisma siempre trascendía el origen literario. Logró encontrar en la imagen el perfecto material para su inmortalidad. Pascal consigue nutrirse de aquella tradición, y lo hace con astuta hidalguía cuando prescinde de histrionismos y teatralidades. Consigue amalgamarse a la perfecta vestidura que lo contiene.

Si bien solo tenía un par de escenas, y en algunos momentos me sentía extraño por no poder controlar del todo al personaje, siempre sentí que era práctico para mi actuación. Mi interpretación estaba signada por ese aplomo, depender de los creadores. Cuando se trata de una franquicia tan grande como Star Wars, eres un pasajero de la forma en la que van a forjar ese mundo”, relataba Pascal a Variety.

Pese a los dobles de riesgo y a las férreas limitaciones de la producción en el control del personaje, Mando consigue modelarse en la postura del actor. Se nota en el tono de sus inflexiones de voz, en ese humor que se vislumbra sus interacciones con El Niño, su travieso compañero de viaje. Para sumarlo al proyecto, Favreau decidió seguir su intuición y empapeló la sala de reunión de la primera entrevista con los storyboards de todo el arco narrativo de la primera temporada.

Su rostro se pierde en el traje de astronauta, su voz reverbera a la distancia en una pelea que termina en tragedia y muerte. A partir de allí la travesía que lo une a la adolescente que interpreta Sophie Thatcher es esquiva y llena de imprevistos peligros. Su carácter permanece opaco hasta el final, agudo en sus reflexiones pero esquivo en sus intenciones, Ezra es el rostro oculto de ese territorio de riquezas. Es la sombra de la ambición que define a todos los arriesgados viajantes, el que asegura el fin de toda inocencia en ese mundo desconocido.

Construir un personaje complejo debajo de una armadura fue todo un desafío. Pero no fue tan terrible, era algo que quería afrontar como actor”, aseguró el intérprete. Su deseo de adecuarse a escenarios complejos fue algo que le permitió sobrevivir a las sombras de su temprana infancia. Con solo cuatro meses, sus padres lo dejaron junto a su hermana mayor en la casa de una tía para ocultarse de la dictadura.

Seis meses después su familia logró escabullirse en la embajada venezolana durante un cambio de turno y pedir asilo. Desde allí llegaría su exilio, primero a Dinamarca y luego a San Antonio, donde su padre consiguió un puesto fijo como médico. Su historia chilena recién reapareció en su memoria con viajes posteriores a Santiago, visitas a sus primos, recuerdos más cercanos.

La mudanza a California en su adolescencia supuso una difícil adaptación. Fue la escuela de artes y el hallazgo del teatro lo que abrió un nuevo horizonte. “En el último año del colegio un amigo de mi madre me regaló una entrada para una obra en Los Ángeles. Era el preestreno de Ángeles en América antes de su llegada a Broadway. Me cambió para siempre, casi de una manera religiosa”, reveló.

La carrera de Pascal comenzó en Nueva York en la Escuela de las Artes Tish. Siguió en los sets de series como Buffy, la cazavampiros, Touched by an Angel, NYPD Blue, todavía como Pedro Balmaceda.

Así se mantuvo hasta que el duelo por la muerte de su madre abrió un importante receso en su trabajo como actor. Cuenta: “Eran tiempos difíciles para la profesión y no podías escapar del encasillamiento por ser latino. ¿Cuántos papeles de pandillero me iban a ofrecer? El sueño simplemente era poder pagar el alquiler”.

El llamado de HBO

Por ese entonces Pedro Pascal ya llevaba su apellido materno y se había hecho amigo de Oscar Isaac, con quien compartían algunas obras en el off Broadway. Cuando parecía que solo le esperaban episodios aislados en series como La ley y el orden Nurse Jackie, llegó el llamado para Game of Thrones.

Loading...