Mueren tres trabajadores sanitarios y su conductor en un atentado en Kabul

Al menos tres trabajadores sanitarios y su conductor murieron este martes en un atentado con una bomba adherida a su vehículo en Kabul, en lo que supone un nuevo ataque selectivo en Afganistán en plenas conversaciones de paz.

Loading...

Kabul

El atentado con bomba, que dejó "muertos y heridos", tuvo lugar esta mañana cerca del centro de la capital afgana, cuando los trabajadores sanitarios se dirigían a la prisión de Pul-e-Charkhi en Kabul, según informó el Palacio Presidencial en un comunicado.

En la misma nota, y sin aportar más detalles del ataque, el presidente afgano, Ashraf Ghani, condenó el atentado contra los trabajadores sanitarios como un acto anti-islámico y contra la humanidad, y trasladó su pésame a las familias de las víctimas.

El departamento de prisiones, en un comunicado recogido por el canal local Tolo, precisó que entre los muertos está la directora interina de Salud de la autoridad de prisiones, Nazifa Ibrahimi, así como su subdirector, Abdul Matin.

Los otros dos fallecidos son el conductor y un sanitario enviado por el Ministerio de Salud Pública para realizar pruebas de coronavirus a los prisioneros, según el comunicado.

Ningún grupo armado ha reivindicado todavía la autoría del ataque.

Los talibanes se distanciaron del atentado en un mensaje en Twitter de su portavoz, Zabihullah Mujahid.

"Aclaración: La explosión contra los médicos de Pul-e-Charkhi no tiene relación con los combatientes del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes). Nuestros combatientes no atacan a personal sanitario", afirmó Mujahid.

Este es el más reciente de una serie de asesinatos selectivos cometidos en el país.

Los ataques a políticos, periodistas, religiosos, defensores de los derechos humanos, y estudiantes han ido en aumento desde hace un año, coincidiendo primero con el acuerdo firmado en febrero entre Estados Unidos y los talibanes, y desde septiembre con el diálogo directo de los insurgentes con el Gobierno de Kabul en Doha.

El pasado domingo al menos nueve personas murieron y otras 20 resultaron heridas en un atentado contra un miembro del Parlamento en la capital, en una semana en la que falleció también el vicegobernador de Kabul, Mohibullah Mohammadi, y su ayudante en un atentado con una bomba adherida a su vehículo.

Según informó recientemente el Ministerio de Interior, "los enemigos del pueblo afgano" han llevado a cabo en los últimos tres meses 37 atentados suicidas y 510 ataques con bomba, en los que 500 civiles han muerto y más de mil resultaron heridos.

Una decena de misiones diplomáticas en Afganistán, incluidas las de la Unión Europea, Estados Unidos y la OTAN, condenaron este mes, a través de un comunicado conjunto, esta ola de asesinatos que buscan acallar la diversidad de opiniones en el país.

elsiglo

Loading...