Trump resta importancia al ciberataque atribuido a Rusia

El presidente de EEUU, Donald Trump, restó importancia este sábado a un ciberataque masivo contra múltiples agencias de su Gobierno y apuntó a China como posible autor, lo que contradice al secretario de Estado, Mike Pompeo, quien solo horas antes había responsabilizado a Rusia.

Loading...

 

Trump, que sigue sin reconocer su derrota en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, arremetió en Twitter contra los medios de comunicación por haber informado de que el Kremlin podría estar detrás del ataque cibernético y aseguró que “todo está bajo control”.

“El jaqueo es mucho mayor en los medios de las noticias falsas que en la actualidad. Me han informado completamente y todo está bajo control. Rusia, Rusia, Rusia es el cántico preferido cuando algo sucede por parte de los fracasados medios de comunicación, que por razones financieras están petrificados por el debate sobre la posibilidad de que fuera China (¡puede que lo sea!)”, dijo en Twitter.

Esta es la primera vez que Trump habla públicamente del ciberataque, que se hizo público el pasado domingo y cuyo objetivo supuestamente era robar los secretos de múltiples agencias del Gobierno estadounidense, incluidos el Pentágono y laboratorios nucleares.

Sus declaraciones contradicen a Pompeo, quien horas antes había acusado a Rusia de haber organizado el ataque.

“Creo que es cierto que ahora podemos decir con bastante claridad que fueron los rusos los que participaron en este suceso”, afirmó Pompeo el viernes por la noche en una entrevista en el programa de radio conservador “The Mark Levin Show”.

“Fue un esfuerzo muy significativo”, aseguró y añadió: “todavía estamos averiguando exactamente lo que fue”.
Este jueves, la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad en las Infraestructuras de EEUU (CISA, por su sigla en inglés) avisó de que ese ataque informático supone un “riesgo grave” para el Gobierno federal, pues ha comprometido “infraestructuras cruciales” en el país y será difícil de eliminar.

Los responsables del ataque espiaron durante meses a los clientes en todo el mundo de un producto de la empresa tecnológica estadounidense SolarWinds.

El ciberataque, que comenzó supuestamente en marzo, utilizó actualizaciones de ese software para entrar en los sistemas de múltiples agencias del Gobierno estadounidense, incluidos los departamentos del Tesoro, de Estado, de Comercio y de Seguridad Nacional.

Supuestamente, los autores también intentaron robar secretos del Pentágono y del programa nuclear de EEUU en Los Alamos, la instalación donde se creó la primera bomba atómica.
La CISA, sin embargo, no ha identificado a las agencias afectadas ni ha revelado qué información podría haberse visto comprometida en la operación.

Agencias de inteligencia estadounidenses han comunicado al Congreso que creen que la responsable del pirateo es una agencia de élite de la Inteligencia rusa, según el diario The New York Times, si bien Moscú ha negado públicamente cualquier implicación en ese ciberataque.

OTAN ANALIZA SUS SISTEMAS INFORMÁTICOS

La OTAN está analizando sus sistemas informáticos tras el ciberataque masivo cuyo objetivo era robar los secretos de múltiples agencias del Gobierno estadounidense, incluidos el Pentágono y laboratorios nucleares, pero por el momento no ha detectado pruebas de que la Alianza se haya visto afectada.

“En este momento, no se han encontrado pruebas de que ninguna red de la OTAN haya quedado comprometida. Nuestros expertos siguen analizando la situación, con vistas a identificar y mitigar cualquier riesgo potencial para nuestras redes”, indicaron este sábado a EFE fuentes aliadas.

EFE

Loading...