Las Rosas de El Consejo con servicios públicos deficientes

Los habitantes del sector Las Rosas de El Consejo, municipio José Rafael Revenga, denunciaron estar pasando “las de Caín”, a raíz de los múltiples problemas con los principales servicios públicos. Aseveraron, sentirse desasistidos por parte de la municipalidad de turno.

Loading...
Rosas
Los postes están deteriorados

Y es que según los afectados, diariamente deben lidiar con deficiencias en el alumbrado público, vialidad deteriorada, ausencia de jornadas de recolección de basura y hasta fallas en la distribución de agua por tuberías, lo que no les permite mantener una calidad de vida digna, tal y como está estipulado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Leer más:  Avenida Francisco de Miranda permanece sin aceras

Con respecto al tema, Gregorio Zambrano, residente de la zona por 40 años dijo: “Estamos viviendo en el olvido total. No tenemos agua, no podemos caminar en paz por los huecos y por si fuera poco el ahorro energético aquí no existe, porque los pocos faros que hay están encendidos día y noche y los demás permanecen apagados, esto es una completa boca de lobo a la que sólo los que vivimos aquí entramos”.

Del mismo modo, el denunciante enfatizó que otras de las dificultades con las que deben convivir, es la ausencia de las jornadas de limpieza y recolección de basura, esto a raíz del decadente servicio de aseo urbano que hay en esta parte de El Consejo.

“Anteriormente, el aseo pasaba tres veces a la semana, ahora un día y si acaso, obligándonos a tener que aguantar malos olores al caminar por las calles, ya que en las casas no podemos mantener las bolsas por cuestiones de higiene y quemarla no es la opción”, dijo.

En este sentido, durante el recorrido varios vecinos expusieron la falta del beneficio de las bolsas del CLAP, la cual no les llega de manera constante, trayéndoles malestar, pues se les dificulta el adquirir los productos de primera necesidad a los precios que los ofertan en los supermercados y comerciantes informales.

“Ahorita pocas son las casas que cuentan con todos los artículos, porque con esos precios por el dólar, no hay comida, ni para los más pequeños. Las bolsas eran una ayuda que teníamos en la comunidad, pero ahora sin ella debemos rebuscarnos. Mientras las autoridades se tocan el corazón y las reparten. No estamos pidiendo que las regalen sino que las vendan y no cada tres meses”, enfatizo Mariana Pernía.

Entre tanto, los que allí residen hicieron un llamado a la Alcaldía de Revenga y a los entes competentes, para que se aboquen al mejoramiento de los servicios públicos en la zona, así como también exhortaron a los cuerpos de seguridad a realizar mayores labores de patrullaje para que así brinden un ambiente más tranquilo.

 

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...