Cómo fueron los últimos días de Freddie Mercury

Freddie Mercury, nacido un 5 de septiembre de 1946 como Farrokh Bulsara, de origen parsi e indio, hoy tendría 74 años de edad, y sería uno de los grandes kitosm vivientes de la música contemporánea. Pero la vida qusi otra cosa, y Mercury se convirtió en un icono de su tiempo, y de la música de todos los tiempos, luego de su fallecimiento por complicaciones propias del VIH.

Loading...
Foto: Referencial

“No seré como Eva Perón. No quiero pasar a la historia como una de esas personas que se preocupan, que esperan que tras mi muerte yo quede como alguien que ha creado algo o que ha inventado algo. La vida es para vivirla”, sentenció en una oportunidad.

La corona ya le estaba resultando pesada a Freddie Mercury y con estas palabras quedaba claro que su misión en la Tierra fue cumplida. Había vivido la vida y había hecho feliz a mucha gente. A 29 años de su muerte, el líder de Queen lo sigue haciendo.

Leer más: Alejandro Sanz estrenará documental “El Mundo Fuera”

Él mismo decía que no esperaba llegar a viejo, ni vivir hasta los 70 años, “sería muy aburrido”. Finalmente, falleció el domingo 24 de noviembre de 1991, a los 45 años, por culpa de una bronconeumonía provocada por el mal que lo acechaba desde hacía aproximadamente 4 años, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Un día antes, el sábado 23, el cantante había hecho pública una nota en la que admitía que había contraído el virus: “A partir de las enormes conjeturas que han aparecido en la prensa durante las dos últimas semanas, deseo confirmar que soy VIH positivo y tengo SIDA. Creo que ha sido correcto no publicar esta información hasta ahora para proteger la privacidad de quienes me rodean. Sin embargo, ha llegado el momento de que mis amigos y mis fans de todo el mundo sepan la verdad. Espero que todos se unan a mis doctores y a todos los demás en el mundo que luchan contra esta terrible enfermedad. Mi intimidad siempre ha sido algo especial para mí y soy famoso por conceder pocas entrevistas. Por favor, comprendan que esto seguirá siendo así”. Y así fue, ya que menos de 24 horas después, este comunicado se convertiría en el último.

Esta divinidad simbolizada por el fuego fue la que acompañó a Farrokh Bulsara, así era el nombre parsi de Freddie que había nacido en Zanzíbar, hasta que se convirtió en cenizas.
La ceremonia para despedir los restos mortales del cantante de Queen no duró ni media hora. Todo sucedió en el Cementerio Oeste de Londres y el funeral fue llevado adelante por dos sacerdotes indios de religión parsi. Zoroastras como la familia Bulsara, los hombres rezaron pasajes del Avesta (el texto sagrado de los zoroástricos) en presencia del padre de Freddie, Bomi, su madre Jer, y su hermana, Kasmira. También estaba Mary Austin, expareja, amiga, confidente y heredera de la mitad de la fortuna.

En la despedida de Freddie, las rosas rojas de Elton John contrastaban con los ramos amarillos de David Bowie. Elton fue el único rockstar presente en esa ceremonia, Bowie no fue.

Con su espíritu liviano y divertido, Freddie no imaginó que 29 años después se seguiría celebrando su música y su imagen. Lo dejó claro cuando, con escandalosa modestia, hizo esta declaración que recoge el libro Freddie Mercury, su vida: “Cuando esté muerto me gustaría que se me recordara como un músico de cierta valía y sustancia. No sé cómo voy a ser recordado. No he pensado en ello, ya estaré muerto. Realmente no pienso: ‘¡Dios mío! ¿Cuándo esté muerto se acordarán de mí?’ Depende de la gente. Cuando esté muerto, ¿a quién le importa? ¡A mí, no!”.

QUEEN EN VENEZUELA

Corría el año 1981, Queen aterrizó en Venezuela para ofrecer en principio tres conciertos los días 25, 26 y 27 de septiembre, una oferta que se extendió a cinco (agregándose los días 29 y 30) debido a la venta anticipada y masiva de entradas con precio de Bs 125 por boleto.
Era, como cabía esperar, el mayor acontecimiento musical en mucho tiempo, sobre todo porque jamás había ocurrido (ni después tampoco) que una banda de esa dimensión se presentara durante cinco días prácticamente seguidos con entradas agotadas.
Sin embargo, nadie contaba que el 28 de septiembre, justo después de los tres conciertos inicialmente pautados, iba a morir el expresidente Rómulo Betancourt, lo que de inmediato provocó el decreto del gobierno de Luis Herrera Campins con ocho días de luto nacional.
Los conciertos fueron, por tanto, suspendidos y no reprogramados. Cerca de 20 mil personas se quedaron con la entrada en la mano y aunque obtuvieron su dinero de vuelta, el daño estaba hecho, la desazón colectiva dura hasta hoy.

ALGUNAS CURIOSIDADES DE FREDDIE

* Tras su muerte, el contenido de su testamento fue fuertemente comentado debido a que este incluía a tres grandes y “pequeños” beneficiarios, quienes fueron sus compañeros incondicionales: sus gatos. En total, Freddie tuvo nueve gatos: Tom, Jerry, Oscar, Tiffany, Goliath, Miko, Romeo, Lily y Delilah.

* A esta última le dedicó el tema del mismo nombre en Innuendo, último disco grabado por el grupo en vida de su líder.

* Tuvo una larga historia y relación con Mary Austin. Incluso le dedicó la canción: “Love of my life” y le dejó la mayor parte de sus bienes, incluyendo el derecho de autor de sus canciones.

* Cuando salía de gira hablaba con ellos por teléfono, un detalle que lejos de lo excéntrico, subraya su gran humanidad.

* Sus ídolos musicales eran Jimmy Hendrix, Led Zeppelin, David Bowie, John Lennon, Elton John y Paul Rodgers.

* Sus amigos y compañeros de estudios lo apodaron La Reina por su voz temblorosa, todavía en proceso y sus gestos amanerados.

* Si alguna vez encuentras una grabación de los años setenta bajo el nombre de un tal “Larry Lurex”, no lo dudes, es Freddie Mercury.

* El músico estaba tan traumatizado por la prominencia de sus dientes que pensó en operárselos, descartó la idea por el miedo de que pudiera dañarle la voz. Finalmente, Freddie los aceptó como parte de su personalidad y fue parte de su personalidad.

elsiglo

Loading...