“Operación Tormenta” deja al EPP sin uno de sus cabecillas y sin un histórico

La “Operación Tormenta” ha causado entre las filas de la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) las bajas de tres de sus hombres, entre ellos el histórico Lucio Silva, de 61 años y uno de los más antiguos del grupo, y Estaban Marín López, de 32 años, considerado por las fuerzas de seguridad como el responsable de las últimas operaciones del EPP.

Loading...
Foto: Referencial

El tercero es Rodrigo Argüello, alias “Pucho”, de 24 años, miembro del EPP desde el 2017 y con varios delitos en su historial, entre ellos la participación en el secuestro del exvicepresidente Óscar Denis, a comienzos de septiembre de este año.

Silva, Marín y Argüello cayeron en un enfrentamiento entre el EPP y la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), ocurrido la noche del viernes al sábado en el Cerro Guazu, situado en el departamento de Amambay, en el norte del país y zona de influencia de la guerrilla.

Leer más: Miles de guatemaltecos se manifiestan en contra del Congreso y del Ejecutivo

Una patrulla de la FTC les divisó cerca de las 20.00 del viernes mientras caminaban “con un movimiento estudiado” en un grupo de siete u ocho personas por un lugar con “elevaciones importantes”, como explicó este sábado en una conferencia de prensa el comandante de la FTC, Óscar Chamorro.

“Se determina que esas siluetas humanas están avanzando con cargas pesadas en las espaldas, serían las mochilas, y portan armas largas. Esto motiva que aumente la precaución y el grupo (FTC) intenta acercarse un poco más”, comentó Chamorro.

Con ese movimiento, la FTC perdió el factor sorpresa sobre los miembros del EPP y los efectivos se vieron obligados a identificarse.

Ahí empezó, según el relato de Chamorro, el enfrentamiento entre ambas partes, cuando el personal de la FTC comenzó a “recibir fuego de armas de las personas que estaban avanzando” y los uniformados respondieron de la misma manera.

Tras asegurar el perímetro y acercarse a la zona, la FTC encontró los cuerpos de los tres hombres abatidos.

IDENTIFICACIÓN DE LOS CUERPOS E INCAUTACIÓN DE EVIDENCIAS

A lo largo de este sábado, el médico forense Pablo Lemir se encargó de realizar la autopsia de los tres cuerpos, para determinar que todos fallecieron a consecuencia del impacto de “disparos a larga distancia”.

Hasta el momento, solo los familiares de Argüello y Marín han acudido a buscar sus cuerpo, mientras que el de Lucio Silva sigue en la morgue “porque todavía no se ha presentado nadie”, añadió Lemir.

La Fiscalía también comenzó su relevamiento de evidencias y la incautación de teléfonos móviles, documentación, dinero en efectivo y armas, entre ellas un fusil de las Fuerzas Militares que cayó en poder del EPP en 2016, en un ataque de la guerrilla a un camión del Ejército.

El fiscal Federico Delfino recordó, además, que los tres muertos contaban con “extensos antecedentes”.

“Para nosotros es muy importante el resultado que vivimos el día de ayer y que continuó el día de hoy, atendiendo a que estás personas decidieron resistirse antes de entregarse a las fuerzas del orden”, añadió.

PRESENCIA DE MARIO ABDO BENÍTEZ

Todavía de madrugada, el presidente del país, Mario Abdo Benítez, confirmó en su cuenta de Twitter que el operativo se había saldado con “tres abatidos pertenecientes al grupo criminal del Norte tras enfrentamiento”.

Pocas horas después, el mandatario se trasladaba hasta el departamento de Concepción para conocer los detalles desde las instalaciones del Comando de Operaciones de Defensa Interna-FTC (CODI-FTC).

Desde allí fue en helicóptero hasta el vecino departamento de Amambay, para recorrer el lugar donde se produjo el enfrentamiento y conversar con los agentes de la FTC de la zona, según se podía apreciar en las imágenes que compartió Presidencia.

Abdo Benítez no fue el único miembro del Ejecutivo que viajó hasta el norte del país, ya que durante esta jornada estuvo acompañado por el ministro de Defensa, Bernardino Soto, y por el de Interior, Euclides Acevedo.

Con esta operación, el mandatario puede anotarse un tanto en su lucha contra el EPP, ya que el enfrentamiento anterior entre la FTC y el grupo criminal puso en aprietos a su Gobierno.

Entonces, el presidente anunció también en sus redes un operativo “exitoso”, con dos abatidos, y se desplazó hasta Concepción.

Sin embargo, una vez allí se confirmó que los dos abatidos eran en realidad dos niñas de 11 años, supuestas hijas de miembros del grupo.

Ese resultado despertó la indignación de buena parte de la opinión pública y también de Argentina, ya que las dos menores contaban con nacionalidad de ese país.

TRES SECUESTRADOS

Una semana después de ese primer enfrentamiento, el EPP secuestró al exvicepresidente Óscar Denis y a un trabajador de su finca, ubicada en la frontera entre los departamentos de Amambay y Concepción, aunque a pesar de la coincidencia de los tiempos las autoridades insisten en que no fue una represalia por parte del EPP.

El trabajador de la estancia fue liberado unos días después, pero Denis, de 71 años y con problemas de salud, sigue desde entonces en poder del EPP.

La guerrilla exigió a la familia Denis varios requisitos para liberar al político, que los familiares cumplieron en el plazo estipulado, sin obtener ninguna respuesta por parte de los captores.

Además de Denis, siguen secuestrados por el EPP el policía Edelio Morínigo, desde 2014, y el ganadero Félix Urbieta, desde 2016.

Fundado en 2008 desde postulados marxistas, las autoridades atribuyen al EPP, un grupo reducido de un treintena miembros, gran parte de ellos familiares entre sí, unos 50 asesinatos, así como secuestros y extorsiones a productores agropecuarios del norte del país.

Loading...