Día de los Solteros con un nuevo récord de facturación en China

El Día del Soltero o también conocida como “doble once” es una celebración que se lleva a cabo desde el año 1993 en la Universidad de Nankín en China una fecha que busca disminuir un poco los niveles de estrés en esta sociedad. Sin embargo, esta fecha se ha ido transformando, convirtiéndose en el día de mayor consumo en la nación asiática.

Loading...
China con
Foto: Referencial

Actualmente existen 20 millones de solteros en China y todos buscan con interés el formar una familia y cumplir con este requisito importante dentro de la sociedad. La razón de su importancia es no dejar morir el linaje, algo que desde la antigüedad es esencial para esta cultura.

Leer más: 250 proyectos -veinte ensayos ya en fase III- avanzan hacia una vacuna eficaz

Esta tradición busca menos preciar al día de los enamorados, siendo esta la razón por la cual se celebra el 11 de noviembre (11/11) ya que el número 1 en chino significa persona sola.

Mutación de la tradición

Sin embargo, esta celebración ha mutado a través de los años convirtiéndose también en el Día del Shopping, debido a que en esta fecha es donde mayormente se consume y las grandes empresas del país asiático, promueven este día convirtiéndose en un “Black Friday chino”.

Para el día de hoy, según la agencia EFE, A las 18.04 hora local (10.04 GMT), una pantalla del centro de datos JD -uno de los gigantes chinos del sector, junto con Alibaba- mostraba que se habían facturado casi 252.000 millones de yuanes (38.067 millones de dólares o 32.314 millones de euros).

En el caso de Alibaba y sus múltiples plataformas, el récord llegó con solo media hora de la jornada transcurrida: 372.300 millones de yuanes (56.200 millones de dólares o 47.797 millones de euros), frente a los 268.444 millones de yuanes (40.522 millones de dólares o 34.463 millones de euros) de 2019.

Pero son cifras con trampa ya que, en 2020, el día con más “unos” del calendario (de ahí su denominación de Día de los Solteros), esta declaración de amor a las compras se ha ampliado y el pistoletazo de salida fue el día 1 del mes.

Con la población confinada durante semana, debido a la pandemia del Covid-19, el comercio electrónico fue el recurso más cómodo para los chinos (al igual que sucedió en otros países del mundo) y, en algunos puntos, casi el único para aprovisionarse: fue un empujón decisivo a un sector de por sí en crecimiento en la potencia asiática.

En los datos proporcionados por JD puede verse, por ejemplo, que quienes más bebidas alcohólicas compran en su plataforma residen en las ciudades orientales de Jinan, Nankín y Qingdao, mientras que los residentes del polo tecnológico meridional de Shenzhen gastan su capital en oro y plata.

Entre los productos importados, destacan los estadounidenses y los japoneses, con la empresa tecnológica norteamericana Apple a la cabeza, seguida de la nipona Sony.

De hecho, el producto importado más vendido en JD son los teléfonos iPhone de Apple.

Quienes no ven con buenos ojos ni el Día de los Solteros ni la expansión de este tipo de empresas son los colectivos ecologistas, conscientes del impacto ambiental que provocan el consumo desaforado y su consecuente generación de residuos.

“El Grupo Alibaba y JD.com son responsables de sus prácticas comerciales de uso intensivo de plástico, su impacto sobre el cambio climático y la basura que vierte en las comunidades”, apuntó la rama de Asia Oriental de la organización ecologista Greenpeace a través de su perfil de la red social Twitter.

Otra de las sombras del día para estas dos firmas fue su desplome en la Bolsa de Hong Kong, de más del 9 % para ambas, como consecuencia de un borrador de ley antitrust propuesto por Pekín y sobre el que -preguntado por los periodistas- el vicepresidente de JD eludió pronunciarse.

Por su parte, la organización defensora de los derechos laborales China Labour Bulletin, volvió a mostrar hoy su preocupación por las condiciones de los empleados de estas empresas.

“El comercio electrónico es inherentemente precario”, dijo, y apostilló que en los últimos 12 meses han contabilizado 29 protestas laborales por parte de repartidores, la mayoría de ellas, para demandar el pago de sueldos atrasados, pero también por aumentos salariales o contra las largas jornadas laborales.

EFE

Loading...