Mataron de tiro en la espalda a un integrante de la iglesia

Un adolescente de 15 años de edad, identificado como José Manuel Rojas Bellorín, fue asesinado de un disparo en la espalda, en hecho ocurrido este jueves en el callejón Ribas del barrio Payita en Turmero del municipio Santiago Mariño del estado Aragua.

Loading...
Mayerlin Bellorín, madre del menor, negó la versión del enfrentamiento

Mayerlín Bellorín, madre del menor y el padre Javier de Jesús Rojas Rojas, quienes se acercaron a los predios de la Morgue de Caña de Azúcar, manifestaron lo siguiente: “Los hechos sucedieron a las 11:45 minutos de la mañana del jueves”.

Afirmaron que el menor, quien cursaba el tercer año en el liceo Víctor Ángel Hernández en Turmero, salió de la casa un momento a encontrarse con unos amigos, y estando diagonal a su domicilio, inesperadamente se acercó una comisión de la Guardia Nacional Bolivariana, disparando como si se tratase de un supuesto enfrentamiento.

Ante el ruido de las balas, los muchachos del barrio salieron corriendo, menos el jovencito, y de pronto recibió un disparo en la espalda. Los militares fungieron un presunto enfrentamiento e incluso le “sembraron” un arma de fuego.

La madre tomó la palabra para decir lo siguiente: “Los militares expusieron al escarnio público a su hijo, vinculándolo con una banda delictiva y de cometer una serie de delitos, lo cual es totalmente falso.

“Allí no hubo tal enfrentamiento ni mucho menos mi hijo tenía en su poder un arma de fuego, así como tampoco tenía cuentas pendientes con la justicia. Le inculqué valores y principios dentro de una familia formada a través de buenos modales”, dijo.

Montaron su show mediático, llevando al muchacho hasta un centro asistencial y además lavaron la sangre donde cayó herido el menor. Ensuciaron la escena del crimen, afirmó la denunciante.

Por su parte, el padre Rojas agregó lo siguiente: “Si el joven hubiese sido un muchacho de mala conducta, yo no estaría aquí ayudando a la familia y defendiéndolo ante las calumnias”.
Rojas Bellorín pertenecía al grupo juvenil de la capilla de Payita, y además se encargaba de la limpieza del templo. “Era un joven muy comedido en todo y de eso no me puedo quejar”, comentó el padre.

También practicaba la disciplina de Futbolito, y toda Payita está sumamente consternada por los hechos del jueves. El caso ya fue denunciado en la Fiscalía de Derechos Fundamentales.

La autopsia será presenciada por una representante del Ministerio Público, con la finalidad de determinar la veracidad de los hechos. Allí no existió tal enfrentamiento.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

Loading...