Parque de Las Rosas de El Consejo en el olvido

Abandonado y sin esperanzas de ser rescatado, sigue luciendo el parque de la popular comunidad de Las Rosas, situado en la parte baja del sector que lleva el mismo nombre en El Consejo, municipio Revenga, el cual es utilizado diariamente por residentes de la zona, quienes informan que desde hace más de seis años las instalaciones se encuentran olvidadas por los entes municipales.

Loading...
 Las Rosas

Las atracciones se encuentran en franco deterioro

Los afectados expresaron que pese a que esta área recreativa es una de las más antiguas del sitio revengueño, no les hacen los trabajos de mantenimiento correspondientes pese a la cantidad de denuncias que han interpuesto, ocasionando que los juegos y hasta los banquitos se deterioren con el paso del tiempo y formen parte de un peligro para los más pequeños.

“Esto aquí es prácticamente invisible para los entes competentes. Prácticamente es el único espacio con el que cuentan nuestros niños y jóvenes para jugar ahorita los días de flexibilización de la pandemia, Sin embargo no pueden utilizarlo, porque no le han hecho ningún tipo de arreglo, esto sin contar que se convirtió desde hace algún tiempo en una madriguera de sujetos de dudosa reputación”, manifestó Carlos Martínez, mientras caminaba en las cercanías del sitio.

Del mismo modo, los residentes aseguraron que la maleza, basura y excremento permanecen justo en la entrada del parque y a consecuencia hay cualquier cantidad de moscas y gusanos que ponen en riesgo la salud de los que por allí transitan, por lo que exigen que el servicio de mantenimiento de la Alcaldía visite el lugar.

A la par, expusieron que las áreas verdes y caminerías se encuentran repletas de desperdicios esparcidos por todo el espacio, ya que algunos inescrupulosos se dan a la tarea de voltear las cestas de la basura que aún quedan y regar su contenido.

“Este parquecito y todas Las Rosas es una tierra sin ley, por aquí pasa cualquiera a hacer lo que le provoque y nadie dice nada. Fuman droga, toman, roban, echan basura por todas partes, simplemente no hay autoridad que controle este tipo de situaciones, ni ahorita que estamos en cuarentena por el coronavirus”, explicó Adelina Graterol.

En el recorrido también se conoció que otra de las dificultades que los aqueja es la falta de alumbrado público en la zona. “Vivimos en una boca de lobo durante las noches, no hay ni siquiera un bombillo que ilumine las aceras. En horas nocturnas es sumamente peligroso caminar por allí porque han robado y atracado a mano armada”, dijeron Roraima Camacho y Yulimar Aranguren.

Entre tanto, los habitantes y transeúntes hacen un llamado a las autoridades pertinentes a que se aboquen a resolver los inconvenientes que presenta el lugar recreativo, pues pasó de ser un lugar de esparcimiento a un sitio de reunión de vándalos.

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...