Vendedores informales se reinventan para sobrevivir

La difícil situación del país que actualmente angustia la vida de las personas los ha llevado a la necesidad de reinventarse, con el fin de encontrar una forma rentable que los ayude a mejorar su situación económica.

Loading...
Comprar, arreglar y revender es el reinvento de los vendedores informales

Tal es el caso de los maracayeros, aquellos que se dedican a la compra de objetos dañados para arreglarlos y luego revenderlos, convirtiéndose esto en una nueva entrada de dinero.

Por su parte, Gaby Basalto, vendedora, asegura que tiene aproximadamente dos meses dedicada a la compra de distintos objetos con el fin de arreglarlos y revenderlos, “como está la situación del país ahorita nos ha tocado reinventarnos para poder sobrevivir”.

“Muchas personas vienen para acá nos traen cosas y nos las ofrecen a buenos precios, nosotros invertimos en comprarlo, lo arreglamos y lo revendemos. Aquí vendemos de todo, tuberías, ruedas, cables, tuercas, repuestos para teléfonos, zapatos, de todo un poquito”, dijo Basulto.

También la vendedora resaltó que la venta de los objetos son buenas, tanto en las semanas radicales como las flexibilizadas, y que venden tanto en dolares como en bolívares.

Asimismo, David Díaz, vendedor, agregó que se dedica a comercializar objetos de todo tipo desde hace más de seis años, “antes estábamos más céntricos, pero por la cuestión de la pandemia nos viven reubicando. La cuarentena nos embromó mucho pero esto nos ayuda a sobrevivir”.

“Esto si nos alcanza para alguito, puedo decir que prefiero trabajar así, que se que puedo conseguir a laborar para una empresa o el gobierno en la que el sueldo no nos alcanzará ni para el pasaje. Y dependiendo de las personas le vendemos en dólares o bolívares”, agregó Díaz.

Otro aspecto que Díaz resaltó fue que actualmente pagar en dólares cualquier producto le devalúa el costo de la divisa, ya que la está pagando en efectivo, es por esta razón que se inclinan por cobrar en muchas ocasiones en bolívares.

Por otro lado, Manolo Araujo aseguró que vender de forma informal le genera mucho más que trabajando por un sueldo mínimo, “las ventas son excelentes, porque además de vender objetos que arreglo también vendo cosméticos, pintura, ganchos de ropa, zapatos y mucho más”.

Afirman que la venta informal se ha vuelto un sustento más rentable que laborar para cualquier institución que ofrece como pago un sueldo mínimo, que en la actualidad no alcanza para cubrir los costos de primera necesidad.

JENNILET DÍAZ | elsiglo
fotos | JOEL ZAPATA

Loading...