Ribenses despidieron al padre Jesús Estévez

Esta semana entre eucaristías, oraciones, cantos, experiencia de vida y mucha fe en Dios, amigos, familiares, congregaciones religiosas, autoridades municipales y pueblo victoriano rindieron homenaje póstumo al hermano Jesús Estévez o como era conocido cariñosamente como Padre “Suso”, en la ciudad de La Victoria, municipio Ribas.

Loading...
Ribenses

Las autoridades municipales hicieron guardia de honor ante el féretro

Y es que tras la partida al seno del Señor de esta icónica figura, sinónimo de fe, entrega y demás valores humanos, fueron muchos los ciudadanos que lamentaron su fallecimiento, por ende no dejó de estar en las oraciones de quienes no pudieron asistir a su despedida a consecuencia de las normas para la prevención del Covid-19.

Leer más:  Librerías ribenses registraron aumento en sus ventas

En este sentido, el obispo de la Diócesis de Maracay, Enrique José Parravano Marino, ofreció la Misa exequial, allí en medio de la Palabra de Dios, recordó al padre Suso, como un fiel servidor de la Santísima Trinidad, humanista, abnegado, amigo, protector de los más desposeídos. Aseguró, que desde la diestra del Señor seguirá guiando a la feligresía hacia el fortalecimiento de la fe católica.

Del mismo modo, en la misa los sacerdotes, los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca, las hermanas, autoridades y congregaciones hicieron guardia de honor ante el féretro, bajo los cantos del profesor Félix Ávila y los Niños Cantores de La Victoria.

Sumiré Ferrara, alcaldesa de Ribas, quien se hizo presente en el adiós expresó, “las personas más necesitadas podían buscar un refugio en él, la Virgen Vencedora su niña adorada, los abuelos y las abuelas su preocupación constante, la jocosidad era parte de su vida diaria, su pasión los Hermanos Franciscanos y Dios. Su alegría no podrá ser jamás opacada, su humanismo no podrá ser borrado, su carisma no podrá ser minimizada, su elocuencia nunca podrá ser superada, y su bondad permanecerá en los corazones de todos y todas quienes lo conocimos”.

Por otro lado, la mandataria municipal informó que se decretaron tres días de duelo por el lamentable fallecimiento del Padre Suso, icono e historia viva del municipio. “Un gran hombre, un gran ser humano; Jesús Estévez, nuestro querido padre Suso, diácono de la Diócesis de Maracay. Segura estoy que ya estás junto a nuestro señor Jesucristo, y también estarás librando otras batallas con nuestro José Félix Ribas”, resaltó Ferrara.

Por su parte, el párroco de la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, José Miguel Vargas, elevó un mensaje al pueblo católico, invitándolos a mantener la fe en Cristo, a consolidar la fortaleza y a recordar al hermano Suso, tal como fue en vida, lleno de esperanza en Dios.
“Ahora más que nunca tenemos que demostrar todo lo que aprendimos de este baluarte de la fe católica, poniendo en evidencia nuestra fe inquebrantable, tomando en cuenta la oración, la reflexión y la ayuda al más necesitado, tal y como nos enseñó nuestro Suso”, aseveró.

Es de recordar que Jesús Estévez (Suso) falleció el pasado lunes 26 de octubre, un hombre que entregó su vida a Dios, estuvo al servicio de los más necesitados; Hermano Franciscano de Cruz Blanca, Diácono de la Diócesis de Maracay y fiel custodio de la Virgen Vencedora.
El sepelio del padre Jesús Estévez se llevó a cabo en la Capilla de la Casa Hogar de la Cruz Blanca de La Otra Banda, luego de que la feligresa católica lo acompañara en procesión desde la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, hasta donde descansarán sus restos.

 

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...