Humberto Salas : “En la materia no hay riesgos, solo evolución y transformación”

Humberto Salas es un escultor nacido en Caracas, pero ha desarrollado su investigación visual en dos espacios: Maracay y la Isla de Margarita, donde reside desde hace 20 años. El desarrollo creativo de Humberto Salas está vinculado a su mundo imaginario – real, “yo vivo en la realidad, todo lo que voy creando en mi imaginación”.

Loading...

HumbertoDesde muy niño, que supo que sería escultor, el espíritu de la madera y el mármol lo adoptaron como su doble cuántico, y el hierro o el aluminio y el bronce, vienen a reafirmar su intención como “tallador”.

Leer más:  Esthefany Kolman es fiel a su esencia

Como escultor entiende que todos los materiales poseen alguna característica o necesidad técnica o expresiva por la cual se están utilizando y carecen de secretos para Salas, que sabe extraer auténticas melodías del interior de unas materias aparentemente inertes y mudas.

Este joven artista, quizás sintiendo esa brisa refrescante de la Isla de Margarita, la culpable en los últimos años de inocular en Humberto Salas la pasión por moldear las formas, por conseguir sacar al exterior esos hálitos de vida que parece adquirir en sus manos cualquier material, esas mismas con las que trabaja para dibujar, trazar, reducir, troquelar, modelar, en suma, se asiste a una suerte de inusitada conversación entre materia y artista, entre esa especie de ” inicio”, para luego crear lo inesperado, y cuyas manos son liberadoras constantes de una materia que parece negarse a que alguien irrumpa en su silencio y esencia, en ese ser que puede ocultar en su interior con especial celo hasta que manos como esas lo hacen aflorar magníficas obras que nos permiten sentir una maravillosa experiencia y una emoción indescriptible, cuando estamos frente a ellas.

En la obra escultórica de Humberto Salas las emociones fluyen dentro de un espacio aleatorio, sensible, cuyo proceso siempre se nos revela con responsabilidad, y sus obras nos convocan a descubrir esa relación existente entre la madera y la piedra, el bronce y el hierro, y la mirada del universo, para conectar al hombre a un encuentro más humano y espiritual.

Humberto Salas ha participado en los Salones de Arte más importantes de Venezuela, así como en relevantes exposiciones de forma individual y colectiva, en Instituciones museísticas y galerías privadas, ha sido acreedor de innumerables distinciones en reconocimiento a su obra, lo que lo ha catapultado como uno de los escultores más importante del país, dentro de los cuales podemos mencionar las siguientes.

HumbertoII Premio de Escultura, XV Salón Nacional de Arte Aragua, Premio Universidad de Carabobo XLVIII Salón Arturo Michelena, I Premio de Escultura XVI Salón Nacional de Arte Aragua, Premio Universidad de Carabobo L Salón Arturo Michelena, Premio Internacional de Escultura “Viento Norte” I Trienal de Escultura, Chaco-Argentina, Premio Herrera Toro LI Salón Arturo Michelena, Premio Francisco Narváez en la VI Bienal Nacional de Arte. Puerto La Cruz, Premio Guayana VIV Bienal Nacional de Escultura Francisco Narváez, Premio Universidad de Carabobo, Bienal Nacional de Escultura Francisco Narváez. Orden José Félix Ribas “Día de la Juventud”, Caracas.

elsiglo

Humberto

Idelisa Rincón: ¿Desde pequeño cómo fue esa inquietud por lo sensible y que luego te traslada a una pasión por este oficio?

HS: A mi temprana edad de 10 años con mis juguetes favoritos (un martillo y un destornillador plano), me gustaba tallar escaleras en espiral, que imaginariamente me conducían a grandes construcciones que con el tiempo (4 años) finalizaron en castillos y ciudades.

YR: ¿Cuándo surge en ti ese gran despertar que te lleva a descubrír el artistas que ya estaba en tu alma?

HS: Con 15 años recién cumplidos, inicié un taller libre de escultura en la Escuela de Arte Rafael Monasterios de Maracay, ese día ocurrió una suerte de magia en mi “ser” y puedo decir con toda responsabilidad, que mi oficio como escultor no ha sido interrumpido.

Humberto

YR: Cómo percibes que estás en el hoy en tu trabajo propuestas?

HS: Uno de mis retos más fuertes ha sido como establecer la contemporaneidad en mi obra, tomando en cuenta que soy un “clásico” entonces apareció mi “etapa AVIAR”, con la que tomando las aves migratorias como sujeto, planteó la diáspora criolla y la migración mundial, creando escenas donde el humano se refleja y completa con su observación.

YR: En mi opinión son muy importante los materiales que un escultor elige a la hora de expresarse, porque allí está la definición: tu lenguaje es cálido por el uso de la madera, pero también rotundo y contundente por la incorporación de la piedra y el hierro: ¿Cómo los empezaste seleccionar?

HS: El espíritu de la madera y el mármol me adoptaron como su doble cuántico, la naturalidad y la destreza con que me expreso con estos materiales, me es igual a pensar o caminar, el hierro o el aluminio y el bronce vienen a reafirmar mi intención como “tallador”.

YR: ¿Qué ventajas y desventajas tienen al respecto a otros materiales?

HS: Yo amo la contundencia de los materiales perdurables, cálidos y nobles, que en muchos casos tienen una historia que contar y brindarme la posibilidad de ser el responsable del resultado final, pienso que además de las ventajas, lo que ofrecen es la belleza estética y van dejando testimonios humanos. No ocurre igual con otros materiales más susceptibles a la erosión parcial o destrucción total.

YR: ¿Cómo Te planteas la creación de tus propuestas, basada fundamentalmente en varios materiales: La Madera, La Piedra, el bronce y el hierro? ¿Cuáles son los pasos a seguir?

HS: Todo ocurre como una gran masa de pensamientos, que con un gran colador caen sobre el papel y van tomando forma, siempre hay un dibujo previo antes de pasar al bloque de madera o piedra, en el caso del hierro, el proceso es diferente aunque sin separarme de lo orgánico y sensible; en el aluminio y bronce es a través del molde a una obra elegida en madera o mármol.

HumbertoYR: ¿De qué formas puedes comunicar esa adaptabilidad de la materia con tu propuesta contemporánea?

HS: En el caso de mis polluelos de madera y los pichones de mármol, planteo la importancia de ver la crisis de las aves en extinción, la valoración de preservar este acto natural de las aves migratorias y al mismo tiempo, ejemplarizar el hombre como individuo en peligro de extinción y lo importante de la migración, nobleza y eternidad.

YR: ¿Tú crees que los materiales deben tener una conexión directa con el artista?

HS: Total y definitivamente sí.

YR: La talla en piedra, madera y otros, ha tenido altos y bajos dentro de la historia del arte, donde ha cedido espacio a otros materiales como el bronce, ¿Cómo dominas esos materiales, desde el punto de vista del mercado, siguen siendo atractivos?

HS: En mi caso, lo inusual de la estética en mis “tallas” me han brindado la posibilidad de inmortalizarlas a través del aluminio o el bronce, ya que son las “tallas” la “matriz” del bronce o aluminio. Esto me da cierto dominio estético a la hora de medir la vigencia y permanencia en el mercado.

YR: En su momento Brancusi, veía en la talla en piedra la única vía para llegar a la escultura, y Bárbara Hepworth, se oponía radicalmente en los años 50 a la tendencia de dejar la labor de talla por anticuada o no contemporánea: ¿Defiendes la talla en esa diversidad de materiales como lo hicieron en su momento estos artistas?

HS: Ambos maestros son pilares referenciales en mi obra y defiendo en totalidad su concepto en la búsqueda tridimensional.

YR: ¿Cómo influye tu trabajo en el proceso histórico/social que vivimos actualmente?

HS: Instalaciones que van desde la puesta en escena de estas aves desde el nido, la familia, la tradición, la diáspora, la migración, como referencia social a la vida y a la evolución del “ser” humano.

YR: Desde muy joven vives el arte y vives como artista: ¿Crees tú que ello te ha llevado a una comunión entre el mundo real y el de tus ideas?

HS: Pienso que tengo mi mundo imaginario – real, al igual que todos. La diferencia está en el “Ser” consciente o no consciente que lo crea, yo vivo en la realidad todo lo que voy creando en mi imaginación.

YR: ¿Cuál es la clave que tú crees que existe de conexión inmediata entre tu obra y el público?

HS: A simple vista, una estética depurada limpia, fresca y natural, que te lleva a descubrir un “ser” social, individual y familiar, infantil, noble y eterno.

YR: Si bien utilizas materiales nobles para desarrollar tu obra ¿Cómo haces para reinventarte en tu proceso diario?

HS: Esa respuesta es fácil, simplemente vivo y existo.

YR: ¿Qué importancia tiene en tu obra la naturaleza?

HS: Puedo decir que la observación y contemplación de todo lo creado por “Dios” constituye el todo en mi obra, es la manera que Dios comunica de forma natural su expresión a través de mí.

YR: Humberto, háblame de la técnica: ¿Cómo manejas el dominio de ella y logras arriesgarte en tus piezas cuando experimentas con otros materiales?

HS: Mi técnica se pasea entre la talla directa (menos común en mi) y el ensamblaje de maderas duras y luego la talla directa, ese es mi proceso favorito, ya que de alguna forma logro recrear volúmenes que vienen de sistemas distintos y dan esa lectura evolutiva y de transformación. También pienso que en la “materia” nunca hay riesgo solo evolución y transformación.

YR: ¿Prefieres los materiales duros, los que se te enfrentan, no has elucubrado en tu mente creativa la exploración de otros?..

HS: Los materiales duros no se enfrentan, ellos me elijen, así como otros materiales, el plástico fundido, pero como registro de una técnica muy puntual.

YR: ¿Cómo es ese trabajo en medio del silencio y el encuentro en el taller, para ir haciendo los engranajes estéticos y poder expresar a través de las formas, las texturas y las emociones la articulación de cada una de tus obras?

HS: Esa pregunta en sí ya es la respuesta y reitero la importancia del silencio, la intimidad en el taller es fundamental para mi libertad creativa.

YR: ¿Qué sientes y qué haces en cada hallazgo que experimentas en esas formas?

HS: Es como un viaje, un paseo observativo y de contemplación donde cada obra hace un aporte aunque se trate de formas casi repetidas, que tengo yo y que tu no, y que aportas tu que yo no, y retomamos la importancia de la supervivencia del individuo como sociedad.

YR: ¿Cuéntame de Humberto, el hombre, el de la familia, de los amigos de las complicidades de la vida?

HS: Para eso necesitamos otra entrevista. Con un terreno abonado en mis primeros 10 años como artista 1990 – 2000 tomo la decisión de emigrar de mi amada “Aragua” de arte, ciudad, playas y amores, para buscar mis raíces, que de alguna forma me estuvieron llamando, para descubrirme y experimentarme como padre y esposo, más apoyado por esos sentimientos y así desarrollar una obra que enaltece la familia como el futuro de un mundo mejor.

YR: Para finalizar, ¿Quieres agregar algo más?

HS: Quiero agradecerte Ydelisa por permitirme expresar a través de tus asertivas preguntas, parte de mi sentir como artista y como hombre, y al diario elsiglo por publicar esta historia de su hijo pródigo.

 

 

Por: YDELISA RINCÓN

@ydelisarincon

 

Loading...