Afganistán mata a un líder de Al Qaeda

El Gobierno afgano culpó este domingo a los talibanes de mantener sus vínculos y brindar protección a los miembros de Al Qaeda, después de que sus servicios de inteligencia mataran el sábado al número dos del grupo yihadista en la región.

Loading...
Foto: Referencial

Abu Mohsin al-Masri, el número dos de Al Qaeda para el subcontinente indio, seguía siendo un colaborador cercano de los principales líderes del grupo yihadista, y fue uno de los pocos comandantes que estaba al tanto de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, que causaron cerca de 3.000 muertos.

El entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, tardó apenas unos días en señalar por los atentados al líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, escondido en Afganistán bajo la protección del régimen talibán, a los que derrocaría ese año.

“El asesinato de este alto miembro del grupo terrorista Al Qaeda por nuestras valientes fuerzas demuestra que las relaciones de los talibanes con el terrorismo y los grupos terroristas permanecen intactas”, afirmó en un comunicado el presidente afgano, Ashraf Ghani, mientras felicitaba a sus tropas por “este gran logro”.

Según el histórico acuerdo firmado el pasado febrero en Doha entre EEUU y los talibanes, éstos se comprometían a romper cualquier relación con grupos terroristas, en particular con Al Qaeda, para evitar que Afganistán se convirtiera de nuevo en un santuario yihadista que facilitara nuevos atentados en el extranjero.

Así, añadió Ghani, “los talibanes deberían demostrar al pueblo, al Gobierno de Afganistán y a la comunidad internacional que están cortando sus lazos y relaciones con todas las redes y grupos terroristas, incluida Al Qaeda”.

Hasta que eso suceda, el presidente afgano se comprometió a proseguir sus esfuerzos antiterroristas para evitar que Afganistán se vuelva a convertir en “un refugio seguro para terroristas”.

AL QAEDA Y LOS TALIBANES

La principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS), anunció hoy en un comunicado la muerte del número dos de Al Qaeda en la región durante una operación el sábado en la provincia meridional de Ghazni, donde se encontraba “viviendo bajo la protección de los talibanes”.

Abu Mohsin al-Masri, también conocido como Husam Abd-al-Rauf, era cercano a Osama bin Laden y al actual líder de Al Qaeda, Al-Zawahiri, y “la inteligencia sobre él sugiere que estaba completamente al tanto de los ataques del 11-S”, según la NDS.

Además, según la agencia, Masri tenía estrechas relaciones con los talibanes y la red Haqqani y proporcionaba apoyo financiero y logístico a los combatientes de estos grupos, bajo cuya protección habían vivido tanto en Pakistán como en Afganistán.

En la operación de la NDS murió un soldado afgano y fue arrestado también un comandante talibán, Abdul Rahim, muy próximo a al-Masri.

El principal portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, afirmó a Efe que están “investigando” la supuesta muerte de al-Masri, aunque añadió que “hasta el momento” no han encontrado “ninguna evidencia que acredite esas afirmaciones” de la inteligencia afgana.

El anuncio de la muerte del número dos de Al Qaeda en la región y su supuesto vínculo con los talibanes se produce en pleno inicio de las conversaciones de paz el mes pasado en Doha entre los insurgentes y el Gobierno afgano, que buscan poner fin de manera dialogada a casi dos décadas de guerra en Afganistán.

Loading...