Siria decreta subidas de precio en medio de crisis

El Gobierno sirio aplicó fuertes subidas de más del 100 % del precio de más de un 50 % de la gasolina de 95 octanos en medio de una severa crisis por la escasez de combustible en el país.

Loading...

subidas El Ministerio de Comercio Interior y Protección del Consumidor anunció en un comunicado su decisión de aumentar el precio del gasóleo de uso comercial e industrial de unos 0,58 dólares el litro a 1,3 dólares el litro al cambio oficial.

Leer más:  Venezuela dispondrá de cajeros automáticos en dólares

En cuanto a la gasolina de 95 octanos, subirá hasta los 2,05 dólares por litro, después de que el pasado 8 de octubre las autoridades sirias elevaron el coste de este producto de los 0,8 dólares a 1,66 dólares el litro.

El departamento argumentó la subida en los “altos costes” que tiene para el Ejecutivo la obtención de derivados del petróleo ante el “injusto bloqueo” impuesto por Washington y defendió que su objetivo es garantizar diésel a la industria y reducir el contrabando desde los países vecinos.

A mediados de junio, Estados Unidos anunció en el marco de la Ley César la entrada en vigor de nuevas sanciones económicas al presidente sirio, Bachar al Asad, y a otras 38 personalidades de su entorno que han realizado negocios con el Gobierno de Damasco.

En su último informe sobre Siria publicado en octubre, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) alertó de una escasez “aguda” de combustible en toda la nación debido al desplome del valor de la moneda siria, las sanciones que reducen la capacidad de importación y las tareas de mantenimiento en la mayor refinería del país.

“Como resultado de la inadecuada disponibilidad de combustible, las autoridades sirias recibieron más el combustible tanto subsidiado como no subsidiado”, alertó el PMA en su informe sobre septiembre, al detallar que ahora sólo se permite obtener 30 litros de gasolina cada cuatro días a los vehículos privados.

Siria producía 385.000 barriles diarios de crudo antes del inicio de la guerra en 2011, pero la producción fundamentalmente en el este del país se vio interrumpida. Los pozos pasaron por las manos del Estado Islámico y sufrieron importantes daños durante el conflicto.

Actualmente alrededor de tres cuartas partes de ellos están bajo control de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) una milicia encabezada por kurdos y aliados de Estados Unidos en la guerra con el EI.

 

EFE

Loading...