En La Mora II viven en la penumbra

Tal cual como una boca de lobo por la falta de alumbrado público, se encuentran las calles de la urbanización La Mora II en La Victoria, municipio José Félix Ribas, por lo que solicitan a los organismos competentes de Corpoelec, que acudan a la zona a atender la necesidad e instalar las luminarias en los postes.

Loading...
Foto: Archivo

En este sentido, quienes residen en la zona informaron que desde la entrada de esta zona hasta la salida no hay un solo foco de luz que funcione, lo que trae como consecuencia que se mantengan en constante nerviosismo, pues aseguran que la zona permanece en la penumbra al esconderse el sol, dejando a los residentes a merced no sólo de la delincuencia, sino de los conductores imprudentes que usan alguna de sus calles como si fuese una autopista.

“Estamos viviendo a oscuras; cuando no son los cortes de luz son los postes que no prenden. Al caer la noche la oscuridad es tanta, que no se sabe si puede entrar un malandro a las residencias o un conductor imprudente que exceda la velocidad y sorprenda a cualquier morador que ose llegar un poco tarde a su casa”, manifestó Carlos Rivas.

Por su parte, Carmen Sáez agregó que lo único que emite luz en la calle, son los bombillos que la mayoría de los habitantes colocaron en la parte externa de los portones de los conjuntos residenciales, para por lo menos mantenerse iluminados al entrar y salir.

“En la noche esto es oscurísimo, de verdad queremos que nos coloquen alumbrado, para de esa manera vivir con más tranquilidad. Ya ni salir a buscar un delivery o hacer una entrega de algo, por temor y de manera de prevención, pues pese a que esta es una zona tranquila no falta un maleante que quiera aprovecharse por ser una zona privada”, señaló.

Igualmente, en la comunidad hay quienes afirman que la zona por la soledad, es albergue de sujetos de dudosa reputación. Sin embargo es rara la vez que funcionarios de seguridad pasan en operativos, por lo que esperan que las autoridades policiales puedan darles solución a todas las necesidades que atraviesan en el sitio. Eso sí trabajando mancomunadamente con la comunidad.

“Necesitamos que nos ayuden a sobrellevar este problema; no nos negamos a participar, pero si ameritamos la asistencia de la municipalidad. Ellos deben recordar que también somos parte de Ribas y necesitamos. Aquí no viven ricos, que podemos pagar todo, como normalmente dicen”, exclamó Ricardo Di Martín.

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...