Humanos variaron la dieta para adaptarse al cambio climático hace milenios

Hace milenios, los seres humanos variaron la dieta para adaptarse en Indonesia al cambio climático que provocó altibajos del nivel del mar en la última Edad del Hielo, de acuerdo con un estudio publicado este viernes.

Loading...

Humanos

La investigación de la Universidad Nacional Australiana (ANU, siglas en inglés) se centró en la isla indonesia Alor, que fue una de las paradas en la migración de los antiguos humanos desde los territorios insulares de Flores y Timor hacia Australia.

El estudio se centró en la cueva Makpan, en la costa suroeste de Alor, debido a que este lugar ha sido impactado por los cambios en el nivel de las aguas durante los 43.000 años en que fue ocupada por humanos, según un comunicado de la ANU.

En esa cueva se analizaron los restos de conchas, espinas de pescados, anzuelos y otros artefactos dejados por estos primeros pobladores, los que revelaron cómo se adaptaron a los sucesivos cambios en su entorno.

Cuando los humanos llegaron a esta cueva, en números reducidos, Makpan “estaba cerca de la costa, como hoy en día, y esta comunidad temprana vivía con una dieta de mariscos, percebes y erizos marinos”, explicó Shimona Kealy, investigadora de la ANU que analizó los artefactos y restos.

Con el descenso del nivel de las aguas y el incremento de la distancia entre la cueva y el mar, los pobladores comenzaron a comer frutas y vegetales terrestres, de acuerdo al estudio publicado en la revista científica Quaternary Science Reviews.

Sin embargo, los pobladores de la cueva retornaron a la dieta de pescado y marisco hace 14.000 años, al final de la última Edad del Hielo, dado que las aguas subieron y Makpan quedó nuevamente a un kilómetro de la costa, con los productos marinos al alcance de la mano.

“No es ninguna sorpresa que este lugar muestre evidencias significativas de pesca en aquel momento (hace 12.000 años) tanto de huesos de una gran variedad de especies peces y tiburones, sino también en diversos tipos de anzuelos de huesos de pescado de distintas formas”, comentó la científica.

Los humanos dejaron de habitar esta cueva hace 7.000 años y hubo otra fase de ocupación hace 3.500 años antes de ser abandonada por razones desconocidas, aunque se especula que los cambios en el nivel de las aguas hicieron que otras zonas fueran más atractivas para vivir.

elsiglo

Loading...