Se cumplen 27 años de la peor tragedia en el Eje Este de Aragua

Un 28 de septiembre pero del año 1993, se generó uno de los sucesos más trágicos del Eje Este en el estado Aragua,  debido a una perforación accidental de un gasoducto subterráneo que causó una gran explosión en el kilómetro 57 de la Autopista Regional del Centro, donde lamentablemente quedó un saldo de 42 muertos y 14 heridos.

Loading...

La tragedia de Las Tejerías fue uno de los eventos más lamentables que haya ocurrido en el estado Aragua, donde la onda expansiva de la explosión alcanzó a varios vehículos, (carros y autobuses) que transitaban cerca al gaseoducto en ese momento, causando al instante un incendio que incineró a las personas que estaban a bordo.

Leer más:Aumentan protestas en Venezuela por fallas en los servicios públicos

La razón por la que sucedió fue debido a que la empresa de telecomunicaciones CANTV, asociada con otras grandes empresas privadas realizaba la instalación de una fibra óptica para mejorar el servicio de comunicaciones en esa zona de la región. Sin embargo, un mal estudio del área donde se iba a laborar, causó la perforación del gaseoducto generando una fuga de gas y posteriormente un explosión con una onda expansiva de más de 200 metros.

Los hechos

Además, una empresa contratista del entonces Ministerio de Transporte y Comunicaciones, realizaba trabajos de reacondicionamiento y asfaltado en la arteria vial, produciendo congestionamiento de tránsito, a una hora en la que muchas personas se dirigen en automóviles particulares o colectivos a sus lugares de trabajo.

Los incendios provocados por la explosión, generaban llamaradas de hasta 50 metros de alto y temperaturas elevadas, alcanzando a gran cantidad de vehículos que se vieron afectados, donde afortunadamente no alcanzó una estación de servicios que estaba a 30 metros de donde sucedió el hecho.

La empresa CANTV y las subsidiarias de sus accionistas —AT&T Andina y Telefónica de España—, Abengoa, Corpoven —hoy PDVSA Gas—, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones, la Guardia Nacional de Venezuela y la Gobernación de Aragua, a través de la empresa INVIALTA, fueron acusados por los familiares de las victimas por ser responsables de esta tragedia, llegando a ser demandados ante el Tribunal Supremo de Justicia, y realizaron investigaciones científicas para comprobar la responsabilidad de este suceso.

¿Error humano?

Para el año 2006, el Tribunal Supremo de Justicia dictaminó que fue un error humano la operación de la máquina excavadora que generó el accidente y responsabilizó a la empresa Elinsa -sucesora de Abengoa Venezuela- a pagar 86.125.231,46 bolivares por concepto de indemnización a la infraestructura de PDVSA Gas -ex Corpoven-.

Hoy es recordado con profundo dolor y es una lección para que se planifique oportunamente y no ocurran de nuevo este tipo de “accidentes”.

LINO HIDALGO | elsiglo

Loading...