A ciudadano lo ajusticiaron en el sector Los Overos

Los familiares conmovidos ante los hechos registrados el viernes pasado en horas de la tarde en la comunidad de La Llovizna del sector Los Overos, parroquia Turmero del municipio Santiago Mariño del estado Aragua, aclararon públicamente que su ser querido no murió en un presunto enfrentamiento como lo afirma la autoridad policial, sino que fue ajusticiado.

Loading...

 Los Overos

Manifestaron que José Iván Oliveros Pulido, de 38 años de edad, quien residía en el barrio Güeril en Cagua del municipio Sucre, tenía allí a su pareja sentimental y a su hija, ya una adolescente de 14 años de edad.

Su profesión era técnico especialista. Reparaba celulares y además montaba circuitos eléctricos en las residencias. Hacía cualquier función que le generaba dividendos de manera honrada sin afectar a terceros.

“Y ese día, el ciudadano se trasladó junto con otro compañero a instalar un circuito cerrado en una vivienda y llevaba consigo sus herramientas de trabajo como lo hace cualquier persona que cumple una actividad laboral”, dijeron los denunciantes, quienes no quisieron identificarse por cuanto temen por sus vidas.

Comentaron que como vieron a Oliveros con unas llaves de las que usan los presuntos delincuentes para sustraer material estratégico en algunos sectores del estado Aragua y después revenderlo, los funcionarios procedieron a interceptarlo de la manera irregular y después le dispararon por la espalda.

Luego reseñaron el caso como un supuesto enfrentamiento e incluso, en la información se señala que los oficiales incautaron un arma de fuego, lo cual es totalmente falso, agregaron los demandantes, quienes detallaron que los hechos no fueron tal y como lo dieron a conocer los policías.

José Oliveros fue ajusticiado y en el acta de defunción se explica que las heridas por disparos, se observaron en la espalda. Eso desmonta la tesis del enfrentamiento, agregaron.

Concluyeron señalando: “Nosotros entendemos que nuestro familiar ya está muerto y el principal interés en la actualidad es darle cristiana sepultura. No pretendemos revivirlo, pero si dejar claro ante la opinión pública que Oliveros Pulido no era ningún delincuente ni mucho menos formaba parte de bandas delictivas.

Se trataba de una persona responsable y en función del comportamiento que tuvo en la sociedad, por eso nos acercamos a ustedes los periodistas exigiendo una aclaratoria en el buen sentido de la palabra. El caso está en manos del Ministerio Público, concluyeron señalando.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

Loading...