Cristo de El Calvario arribó a sus 244 años de su aparición

Esta semana como todos los años, la zona noroeste de la ciudad de La Victoria se vistió de fe para conmemorar las Fiestas Patronales de Jesús en El Calvario, las cuales arribaron a los 244 años. Dando de esa forma, continuidad a esta expresión católica y cultural de la entidad ribense, pese a la pandemia por el Covid-19.

Loading...
Calvario de
Thaydée Torres, presidenta de la Sociedad Católica Jesús de El Calvario

Y es que desde tempranas horas del lunes pasado, las campanas de la Capilla de El Calvario empezaron a sonar, para anunciar a los creyentes de la zona norte y oeste de la capital de Ribas, que había llegado el día del Santo Cristo, al cual decenas de fieles le agradecen los favores concedidos, mediante oraciones, ofrendas y penitencias.

Sin embargo, este año fue una celebración sui generis, producto de la situación generada por el decreto de cuarentena social que rige todo el país y que esta semana entró en modalidad de radicalización, pero que no dejó que opacara el sentir de los feligreses, quienes por medio de distintas muestras de fe y veneración, agradecieron y elevaron sus peticiones.

En ese sentido, la acostumbrada misa comenzó aproximadamente a las 9:00 de la mañana y fue oficiada por el párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe José Miguel Vargas, quien estuvo acompañado únicamente por los directivos de la Sociedad Benéfica de Jesús en El Calvario y los tradicionales cargadores, tomando en cuenta los protocolos preventivos.

Durante su intervención, el Padre Vargas manifestó: “Es momento de encontrarnos en una sola oración, estamos en presencia de una de las pandemias más fuertes que ha azotado al mundo, debemos tener conciencia de eso y cuidarnos, cumplir las normas de bioseguridad y pedir mucho a Dios que intervenga por la humanidad; es él, el Todopoderoso, quien puede terminar con esta terrible enfermedad y por ello pido a todos los hombres y mujeres de fe que oremos a diario, porque sea erradicada del planeta”.

Al culminar la lectura de la liturgia, la imagen de Jesús del Guayuco, que por años recorrió en procesión las calles de La Victoria, fue expuesta en el atrio de la Ermita, para que fuese venerada por los creyentes, quienes con todas las medidas de prevención se acercaron a ofrecerle sus detalles y pagar sus promesas, al mismo tiempo que oraban por el bienestar de todos.

Vale destacar que la exposición de la imagen sólo duró hasta poco después del mediodía, cuando nuevamente fue llevada a su espacio en la capilla, para cerrar sus puertas.

HISTORIA DEL CRISTO SIGUE PRESENTE

Ante este panorama y en medio de la actividad religiosa, Thaydée Torres, presidenta de la Sociedad Católica de Jesús en El Calvario, contó brevemente la historia del Cristo, que con el pasar de los años formará parte de los más pequeños de esta parte del eje Este del estado Aragua.

“No me canso de contar esta hermosa historia cargada de sentir ribense y católico. Fue un 14 de septiembre de 1796, cuando José Eulario Urbina, un hombre de campo encontró una tablita de madera con la imagen de Cristo Crucificado, al momento se sintió sorprendido, pero con una felicidad tan grande, que corrió hasta la iglesia La Guadalupe, donde permaneció hasta 1872, cuando fue cambiada a donde funciona hoy la Sociedad del Cristo, la cual para ese momento se encontraba bajo la presidencia Martín Marcano”, puntualizó Torres.

Del mismo modo, Thaydée Torres rescató y agradeció a los entes competentes y a todos los que hicieron esta celebración posible, para de una vez más contribuir con la formación de cultura y de fe, que es tan importante sobre todo en esta época de pandemia. “Es momento de unirnos en oración y esta es una fecha propia para sentirnos hermanos y llenarnos de amor de Dios y de nuestro milagroso Cristo”, dijo.

CIUDADANOS ELEVARON SUS PETICIONES

Los feligreses quienes desde las puertas de sus hogares rezaban y participaban de la misa por medio de las redes 2.0, no tardaron en comentar sus peticiones, tal es el caso de la señora Verónica de Freites, fiel creyente del Cristo, quien aseveró que han sido innumerables los milagros que se le atribuyen al Hombre del Guayuco, por lo que no titubea en pedir por salir con bien de esta pandemia.

“Tengo mucha fe en Cristo de El Calvario. Le pido mucho por Venezuela y por todo el mundo, para que termine esta pandemia y que la paz y la prosperidad vuelva a los hogares, a cada familia, es tiempo de orar y refugiarnos en Dios, quien más pronto de lo que esperamos nos brindará tiempos mejores”, precisó.

DANIEL MELLADO | elsiglo

Loading...