Dora Mazzone sin filtro

Si una actriz estuviera hecha de los personajes que ha interpretado durante 30 años en Teatro, Cine y Televisión, Dora Mazzone sería una galaxia…Y como si eso fuera poco, ella actualmente alcanza en redes sociales el registro que tal vez ni se imaginó que quería abarcar

Loading...

Conversamos con Dora cerca del estreno de la obra teatral Los Desquiciados , fresca la apertura de su Canal de YouTube, con sus célebres curvas repotenciadas y su alcance en Tik Tok en modo grandilocuencia como las mujeres “estrambóticas”, frontales, diversas y espontáneas grabadas a fuego en la historia de la televisión venezolana.

TIK TOK EN SERIO

Cuando a la actriz de “Pasionaria”, “La mujer de Judas”, “La cuaima“, “Estrambótica Anastasia”, “Amor a palos”, entre otras telenovelas, le solicitamos estrategias para crecer en Tik Tok, se toma la respuesta muy en serio.

“Paciencia” es la primera recomendación, y las siguientes son: contar historias (“chiste o una tragedia o un drama”) que tengan clímax y final en 60 segundos (que es la duración máxima de un Tik Tok), dirigirse al público venezolano donde quiera que esté.

-No me lo pongo como tarea. Lo importante es que sea divertido. Yo ensayo, busco que la parte técnica cumpla con todos los requisitos y luego viene la parte más difícil, que es la interpretación del personaje de manera que sea creíble, igualito como en el teatro, en el cine y en la televisión.

¿CUÁNDO ABRISTE TU TIK TOK EN FEBRERO, IMAGINASTE QUE OCUPARÍA TANTO TU TIEMPO QUE TAL VEZ TE HARÍA LLEVADERA UNA CUARENTENA QUE NI IMAGINÁBAMOS EN AQUEL ENTONCES?

– No lo hice pensando en nada de eso (Risas). Yo había escuchado sobre la plataforma del Tik Tok hace aproximadamente un año, cuando estaba grabando en RCTV  por una joven que trabajaba en Almas en Pena. Ella conversaba  sobre  Tik Tok y  eso de doblar a los artistas.

Y a mí toda la vida me ha gustado doblar. De hecho, cuando estaba más joven, con mi mamá veíamos las novelas brasileras, las películas americanas dobladas por mexicanos y españoles y me llamaba la atención cómo la persona que estaba detrás del micrófono lo hacía con una perfección absoluta interpretando el personaje. Yo me considero una persona, un artista, que tiene esa habilidad. Entonces abrí la plataforma y comencé a divertirme. Resulta que fue un boom y a la gente le ha gustado y eso me compromete. No es fácil como la gente suele pensar. Entonces bueno, mira, ahora en cuarentena yo me hago pautas de grabaciones, edito y las hago divirtiéndome principalmente y perfeccionando el contenido cada vez más.

¿EN QUE MOMENTO DESCUBRISTE QUE NECESITABAS ENTRAR AL QUIRÓFANO PARA DIVERSOS RETOQUES ESTÉTICOS? ¿Y POR CIERTO, POSARÍAS NUEVAMENTE PARA PLAYBOY COMO EN EL  2007?

– Yo no me sometí a “diversos” retoques estéticos, para nada. Yo me hice una operación que era requerida por mi salud. El cambio de los implantes mamarios que toda mujer que se ha hecho una intervención quirúrgica colocándose implantes mamarios debe tener en cuenta. Entonces, el doctor me sugirió hacerme una especie de liposucción en zonas en las que son difíciles de quitar la grasa. Y eso fue lo que me hice con una técnica llamada “Renuvion”, que es una maravilla. Lo que hice fue esculpir un poco mi figura. Los artistas de alguna manera tenemos que cuidar la imagen. El público lo primero que ve en su artista es la parte física y luego entra en el contenido. Yo ya tengo en esta carrera más de 30 años y siempre me he cuidado.  Y si hay un profesional que está interesado en ofrecerme un buen producto que sea agradable para el público, como no, yo posaría no solamente para una revista como Playboy, sino también lo haría en una película o una serie, pero siempre con un desnudo “artístico” y justificado, no desnudarse por desnudarse. Esa sería mi condición…Y bueno, por supuesto, que haya un buen ofrecimiento económico.

SIN NADA QUE ESCONDER

¿NEGADA A LA INTERNACIONALIZACIÓN O TU PAÍS SIEMPRE HA SIDO LA PRIORIDAD?

– Tú sabes que yo he intentado ir a varios países, entre ellos México, Colombia y Estados Unidos, Miami, concretamente, y las tres veces, me han recibido con las puertas abiertas y me han ofrecido inclusive un plan de trabajo para quedarme. Pero todos los venezolanos sabemos que nuestro país tiene un magnetismo especial. Yo amo Venezuela y mientras pueda seguir viviendo aquí y haciendo mi carrera aquí, pues me seguiré quedando. Hice una película en Colombia, hice varias publicidades, me ofrecieron quedarme allá, pero tenía que estar por varios meses y se me hizo muy difícil estar alejada de mi familia y de mi gente. En España tengo a mi hija y las veces que voy, me quedo hasta por tres meses en Madrid con ella. Es que nada como Venezuela.

IMAGINA QUE NOS SENTAMOS A VER “CUCHILLOS DE FUEGO”…¿QUÉ ES LO PRIMERO QUE SE TE VENDRÍA A LA MENTE QUE NO PODRÍA FALTAR EN UN EVENTUAL LIBRO BIOGRÁFICO?

-Para mí fue una experiencia de mucho aprendizaje. Yo tenía 18 o 19 años, estaba cursando mis estudios en la Universidad Central en Artes Escénicas y además estaba estudiando en la Compañía Nacional de Teatro. Era figurante, era prácticamente una meritoria, casi una extra. Me acuerdo que en un día de ensayo yo me devolví a buscar una utilería en el escenario y en platea estaban conversando Isaac Chocrón y Román Chalbaud . Román me ve y me llama: “mija venga acá” y me dijo que hiciera una audición para la película basada en su libro Todo bicho de Uñas. Al principio no entendía nada. Y bueno, el lunes fui y me gané la audición y protagonicé los primeros 20 minutos de la película. La experiencia que obtuve fue grandiosa. Aprendí lo más importante, que es que en cine tú filmas sin un orden cronológico y psicológico. En teatro tú entras, haces tus escenas de manera ordenada hasta el final, que vienen los aplausos, etcétera. Aprendí a filmar de manera desordenada. De hecho, me tocó una escena de violación con Pedro Lander y con Jonathan Montenegro, que estaba muchachito. Y bueno, fue un trauma porque yo tenía que arrancar mi primer día de filmación llorando e imagínate, vejada y violada en una escena y además teníamos que hacerlo rápido porque el tiempo y la luz valen oro en el cine. Todo eso me encantaría contarlo en un libro biográfico.

¿CÓMO SE LLAMARÍA ESE LIBRO Y QUE PARTE DE LA REALIDAD TENDRÍAS QUE ADORNAR MUCHÍSIMO PARA PODER EXPONERLA AL PÚBLICO?

– Tendría que ver con algo así como “Dora Mazzone sin nada que esconder”. Primero para que el libro se venda y segundo, porque yo no tengo ningún problema en estar adornando o no estar adornando lo que yo le quisiera mostrar al público. Los artistas estamos siempre expuestos y yo no tengo nada que esconder. Desde mi vida privada, mi vida familiar hasta mis pasos a lo largo de esta hermosa carrera, me encantaría compartirlo y estoy segura que al público le gustaría muchísimo.

 

MADRE CORAJE Y SU HIJA

Cuando conversamos con Dora Mazzone sobre la experiencia que le hubiera gustado hacer vivir a su hija, Graziella, el orgullo de madre aflora generosamente.

Comenta sobre los aplausos, premios, telenovelas, películas, obras y formación académica de Graziella Briceño Mazzone, la joven que nació de su relación con Jean Carlo Simancas y que hoy vive en España, haciéndose vida propia como tantos venezolanos.

– Yo considero que Graziella es mejor intérprete que yo inclusive que su padre -enfatiza-, porque no sé, me imagino que heredó esa vena artística. Pero es que además tiene una sensibilidad especial y una honestidad única a la hora de enfrentar los personajes. Eso lo debe haber heredado de su papá y de mí de alguna manera. Pero ella forma parte de una generación de actores que trabajan mucho en la parte orgánica, la parte natural y la parte sincera de los personajes. Eso la coloca en un nivel superior, por lo menos al mío, y la aplaudo y la admiro muchísimo. Lo que le faltaría a ella es vivir la experiencia de ser madre para poder entender como se convierte un hijo en lo más importante de tu vida. Pero yo siempre le digo echando a broma que ella es como una mamá, ella es la que la que manda en esta relación. Graciela tomó el rol de madre desde muy niña, desde que tenía ocho años y me vio a mí haciendo un sinfín de cosas a mi corta edad, porque como todo el mundo sabe, yo fui madre y padre. Yo me encargué de muchísimos roles en la vida de Graziella y lo cuento ahora sin ningún tipo de resentimiento. Somos felices. Y Graziella hoy en día sigue ejecutando ese rol de madre.

¿QUÉ DICEN SOBRE TI Y SOBRE VENEZUELA, ESOS PERSONAJES TAN LIBRES QUE VIAJAN SUELTOS POR EL MUNDO?

– Yo me siento agradecida y privilegiada de que el público siga disfrutando de esos personajes que se escribieron en un momento de la televisión de oro en nuestro país. A mí me escriben muchísimo a través de todas mis plataformas y redes. Me dicen cosas como: “¡wuau! Me acuerdo este personaje, el de Pasionaria, como hablaba, pero ¡qué bello! ¡Qué bella época! ¿Cuándo volveremos a esa época?” . Esa es la nostalgia que tiene el público. Yo no pierdo la fe en que volvamos a entrar a esos mercados tan importantes fuera de nuestras fronteras. Aquí hay mucho talento artístico, así que lo único que espero es que podamos volver. Yo mientras tanto, me sigo entrenando en el Tik Tok (Risas) y sigo trabajando. Ahora mismo estoy leyéndome dos guiones de teatro y dos guiones de cine para para ver si los podemos hacer.

¿QUÉ ES LO PRIMERO QUE PIENSAS ANTE ESTAS FRASES?

EN UNA RECETA LA VIDA: Obviamente que la pasta y la pasta que hago yo. Espaguetis en salsa napolitana, que es la salsa que lleva ajo, aceite de oliva, tomates pelados, albahaca, sal, pimienta. ¿Qué más pasión que eso?  ¡A “mangiare” la pasta! .

LA CANCIÓN QUE ME DEFINE:  La canción que toda la vida  canto y que toda la vida escucho (y canta una estrofa de Il Mondo , con esa entrega que la caracteriza). Me encantan todas las canciones italianas. Me gustan muchísimo por sus letras románticas y por la pasión con que están escritas esas letras y ejecutadas e interpretadas. Pero obviamente que la música venezolana también me gusta y también tiene mucha pasión (y esta vez demuestra con su versión de Carrao Carrao, su otra faceta interpretativa). Me encanta mi música venezolana.

SAPOS Y PRÍNCIPES…¿CUÁL HA SIDO TU SALDO?: No es que he besado muchos sapos ni he conseguido muchos príncipes. Es que no me llegan ni a cinco. Pero luego de algunos sapos, finalmente conseguí al príncipe de los príncipes, que es el caballero que me acompaña. Mi marido se llama Andrés y está a punto de convertirse en un rey (risas)

EL FILTRO QUE INCORPORARÍAS A LA VIDA MISMA: No, no, no. Yo a mi vida no le voy a colocar ningún filtro. El único filtro que a veces pongo es cuando grabo un Tik Tok o cuando grabo alguna promoción en Instagram, porque uno no siempre se levanta con la mejor cara, entonces le pongo un filtro de esos bonitos que tiene la tecnología de las redes. Pero yo ando sin filtro por la vida. La gente me conoce tal y como soy, así, transparente, auténtica y genuina

Alberto Martínez

Loading...