Luisiana y Arkansas evalúan destrozo que dejó el huracán Laura

Los estados de Luisiana y Arkansas evalúan los numerosos daños materiales que dejó atrás el huracán Laura tras asolar esta región con vientos de hasta 150 millas por hora (240 km/h) y graves inundaciones, que todavía amenazan a ocho millones de estadounidenses.

Loading...
Foto: Agencias

Muchas escuelas están cerradas, numerosas carreteras siguen cortadas y siguen sin electricidad cientos de miles de personas, muchas de las cuales han tenido que hacer fila para recibir agua y comida gratuita para poder pasar estos días.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, dijo este viernes que los últimos días habían sido “duros” y el camino hacia la recuperación “no será sencillo” y que este es el momento en el que el estado volverá a demostrar su “fuerza”.

Mientras lo consiguen, alertó de que la tormenta ya pasó, pero dejó atrás varios peligros y pidió a la población que siga las recomendaciones de las autoridades y esté pendiente de evitar riesgos innecesarios.

Como muestra una de las últimas muertes conocidas y relacionadas con el paso de Laura por la región, un hombre que falleció de intoxicación por monóxido de carbono al encender un generador de electricidad dentro de su casa.

En total, se han conocido seis víctimas mortales, cuatro por la caída de árboles, incluida una niña de 14 años que estaba en su vivienda, y un hombre que se ahogó cuando la embarcación en la que estaba se hundió durante el paso del huracán.

Estos seis fallecidos se suman a la lista de 25 muertos que ya había dejado a su paso por Haití y República Dominicana antes de entrar al Golfo de México y transformarse en el mayor huracán de lo que va de la actual temporada de huracanes en la cuenca atlántica.

Pero aunque el mayor riesgo ya pasó, cerca de ocho millones de personas están bajo alerta de inundaciones mientras Laura prosigue su rumbo hacia el noreste de Estados Unidos.

Las lluvias causadas por Laura van a afectar áreas de Louisiana, Arkansas, Mississippi, Alabama, Tennessee, Missouri, Kentucky y existe riesgo de inundaciones repentinas y de desbordamiento de ríos.

Laura cruzó Arkansas este viernes y enfiló ya hacia el sureste de Missouri, donde, según el Centro de Predicción Meteorológica de EE.UU. todavía genera vientos máximos sostenidos de 30 millas por hora (45 km/h).

El viento se mantendrá así a lo largo del día, pero se espera un  fortalecimiento, acompañado de un aumento de la velocidad de traslación, el sábado y el domingo a medida que la depresión se desplace hacia el Atlántico.

A ello hay que agregar que zonas de Mississippi, Tennessee, Missouri, Kentucky, Arkansas y Alabama están bajo aviso de posibles tornados este viernes, riesgo que se trasladará a los vecinos estados del este como Pennsylvania, Virginia o Maryland este sábado.

El huracán Laura tocó tierra este jueves en la costa de Luisiana como un huracán de categoría 4 y vientos máximos sostenidos de 150 millas por hora (240 km/h), dejando un rastro de destrucción, aunque muchos, incluido el presidente Donald, reconocieron que había habido “suerte” y todo pudo haber sido mucho peor.

Con todo, lo que verá el mandatario cuando visite la zona este fin de semana parecerá una película de terror, aunque los daños materiales causados por Laura aún están por cuantificar.

Lo que sí se sabe es que lugares como Holly Beach, que quedó asolada, sufrieron los peores daños desde 2005, cuando el huracán Rita destruyó esta comunidad y obligó a reconstruir desde cero la localidad, que ahora deberá volver a construir de nuevo buena parte de sus edificios.

Incluso en Arkansas, a donde Laura llegó ya muy debilitada, ha causado daños y destrucción en viviendas, según muestran las fotografías publicadas este viernes.

Y en Luisiana los bomberos todavía combaten las llamas en una planta en Westlake que este jueves estalló en llamas, lo que desató una negra nube química y obligó a encerrarse en sus casas a miles de personas que viven en las ciudades cercanas a esta planta que elabora productos para piscinas.

Numerosas carreteras permanecen cerradas y, según la web especializada poweroutage.us, en Luisiana más de medio millón de clientes seguía sin servicio eléctrico este viernes, a los que hay que sumar 128.000 en Texas y 41.000 en Arkansas.

Y tras tener que cancelar centenares de vuelos en los últimos días, los principales aeropuertos de la región ya retomaron su actividad, aunque el aeródromo internacional de la ciudad de Alexandria (Luisiana), por donde pasó Laura, todavía sufre cancelaciones en el 23 % de las operaciones previstas en lo que va de día, según el sitio flightaware.com.

EFE

Loading...