Muertos dos hombres en duelo entre “vaqueros” por la “vacuna”

Cerca de las 11:30 de la noche de este miércoles, mientras que los vecinos se alistaban para irse a sus respectivas recámaras a descansar con la intención de recuperar energías y enfrentar un nuevo día en medio de la pandemia que azota al mundo, se suscitó sorpresivamente un fuerte tiroteo y los habitantes del referido barrio se vieron sorprendidos y aturdidos ante el suceso.

Loading...
noches que

En el pavimento quedaron impregnadas las manchas de la violencia

La plomazón se registró en el callejón 87, frente a un portón blanco de la vivienda número 9, en plena vía pública del barrio Independencia, detrás del Centro Comercial Hyper Jumbo en la ciudad de Maracay.

Las víctimas de ese dantesco hecho de sangre respondían a los nombres de Miguel Guillermo Tovar, de 29 años de edad, de oficio comerciante y domiciliado en ese callejón y Keny Javier Say, de 21 años de edad, quien habitaba en la calle General Zaraza del barrio La Lagunita en La Cooperativa, zona norte de Maracay.

Al sitio del suceso se presentaron funcionarios de la Policía de Aragua, así como la Policía Municipal de Girardot y funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, adscritos a la Base de Homicidios de Maracay, quienes se abocaron a las averiguaciones de rigor para determinar el móvil del homicidio.


Miguel Guillermo Tovar, comerciante, muerto

Tras tomar los interrogatorios preliminares y levantar la planimetría, asimismo las evidencias de interés investigativo, los cadáveres fueron trasladados al Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses con sede en Caña de Azúcar para la autopsia de ley.

“DUELO DE VAQUEROS”

Indagando sobre lo ocurrido en el barrio Independencia, se tuvo información preliminar que se trató de “un duelo entre vaqueros” al estilo de las películas de Hollywood.

Se dijo extraoficialmente que Miguel Tovar, conocido cariñosamente como “Miguelito”, regentaba un local comercial en el perímetro de la ciudad de Maracay y constantemente era víctima del cobro de vacunas por miembros de una banda de delincuentes.

Sus finanzas venían en pique ante esa práctica delictual de parte de quienes atentan contra el progreso de los pueblos, y este miércoles vencía el plazo de ponerse al día con los sujetos.

“Miguelito”, conocido así por sus amigos y allegados, citó a Keny Javier Say para entregarle su encomienda y quedaron en verse en el callejón 87 del barrio Independencia.

“A MÍ MANERA”

Exactamente a las 11:30 de la noche, se apersonó el cobrador de vacunas y entabló una conversación “ácida” con el comerciante, quien le reiteró lo siguiente: “Ya estoy cansado de sus prácticas delictivas, y vamos a resolver eso a mí manera”.

“Ustedes no me van a dejar en la ruina”, habría expresado. Poco después, ambos hombres desenfundaron sus respectivas armas de fuego. Keny cayó muerto en plena vía pública, mientras que “Miguelito” dejó de existir en el Hospital Central de Maracay. Después se presentaron los funcionarios de la División de Homicidios de Maracay, quienes se abocaron a las averiguaciones del caso. Los cadáveres fueron trasladados a la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo
fotos | RAFAEL SALGUERO

Loading...