Israel y Emiratos Árabes Unidos se alían para luchar contra la Covid-19

Israel cooperará con Emiratos Árabes Unidos (EAU) en la lucha contra la COVID-19, lo que refuerza los vínculos entre dos países, que no tienen relaciones diplomáticas oficiales, pero que los últimos años estrecharon sus contactos para afrontar desafíos comunes en Oriente Medio.

Foto: Referencial

La colaboración «será en investigación y desarrollo tecnológico, en áreas que mejorarán la seguridad sanitaria de toda región», dijo este jueves el primer ministro, Benjamín Netanyahu. Según concretó en un comunicado difundido por su oficina, la nueva alianza «es el resultado de contactos prolongados e intensos en los últimos meses».

Israel solo mantiene acuerdos de paz y de reconocimiento oficial con dos países árabes, Egipto y Jordania, pero en estos últimos tiempos acercó posturas de manera más formal e informal con poderosos Estados del Golfo como Arabia Saudí, Bahréin o EAU, con los que hace años habría sido impensable que tuviera relaciones por el conflicto con los palestinos, pero que ahora mantienen un enemigo común: Irán.

Su firme oposición a Teherán y otros intereses comunes les hicieron aproximar posiciones, pero son vínculos que normalmente se mantienen en discreto por los lazos de solidaridad de estos países con los palestinos y su rechazo tradicional a la ocupación israelí.

Esta es una cuestión candente que entorpece la posibilidad de llegar a pactos de mayor alcance con Israel, una traba a la que ahora se podría sumar su plan de anexión de partes de Cisjordania, al que los países árabes se han opuesto, aunque su mensaje ha sido más bien moderado en comparación con Estados como Jordania.

Hace dos semanas, en un acto poco usual, el embajador de EAU en Estados Unidos, Yousef Al Otaiba, pidió a Israel que no siga con sus planes de anexión, en un artículo publicado en uno de los periódicos israelíes con más lectores e influencia, el «Yedioth Ahronoth».

La anexión perjudicará «las aspiraciones israelíes para mejorar los lazos de seguridad, económicos y culturales con el mundo árabe» y los propios Emiratos, alertó este diplomático, que, en un mensaje de advertencia -pero de tono conciliador-, quiso «hablar directamente a los israelíes» sobre las consecuencias que la anexión de colonias y del geoestratégico Valle del Jordán podría acarrear.

Según analistas, Israel quiere minimizar los efectos en la región de este proceso, apoyado por EEUU, pero al que palestinos y jordanos se oponen rotundamente, y la mayor parte de la comunidad internacional considera contrario a la ley internacional.

Yosi Cohen, el director del servicio de Inteligencia exterior israelí, Mosad, se reunió la semana pasada con el rey de Jordania, Abdalá II, informa hoy la prensa local, para tratar el plan de anexión al que el país árabe se opone por las implicaciones que tendría entre su territorio y ciudadanos -más de la mitad de origen palestino-.

 

EFE