Preso “El Monstruo de La Pastora” por muerte de su progenitora

388

Funcionarios del Eje de Homicidios Oeste, previo a una investigación de horas e interrogatorio de los habitantes de la zona, lograron la aprehensión de un individuo que asesinó a su señora madre tras sostener una fuerte discusión, cuyo hecho causó consternación y repudio entre los vecinos de la cuadra.

Loading...

El homicidio de la ciudadana ocurrió en la calle Las Flores, parroquia La Pastora en la ciudad de Caracas, informaron las autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas a través de las redes sociales.

El presunto indiciado fue identificado como Daniel Enrique Martínez Palacios, de 46 años, a quien bautizaron como “El Monstruo de La Pastora”, mientras que su víctima respondía al nombre de Gloria Estela Martínez Palacios, de 70 años de edad.

De acuerdo a las investigaciones policiales, se determinó que Daniel, en un ataque de locura y todo colérico ante los reclamos de su progenitora para que saliera a buscar trabajo y de esa manera mantuviera sus vicios y contribuyera con el sustento diario de la familia, interceptó a su mamá y en medio de la violencia le propinó un contundente golpe a la abuelita.

El sospechoso utilizó un objeto contundente denominado viga, y producto del golpe la señora Gloria falleció. Seguidamente los vecinos reportaron el asunto a las autoridades policiales.

Las comisiones se acercaron rápidamente al sitio del suceso, y tras varias horas de interrogación y declaración, el sujeto terminó confesando su participación en la muerte de su señora madre. La captura ocurrió en el momento cuando pretendía huir de la justicia.

Se comentó que Daniel Martínez fue puesto de inmediato a las órdenes de la Fiscalía 41ª del Ministerio Público del Área Metropolitana de Caracas, y ya fue llevado al Palacio de Justicia. El juez de la causa dictó privativa de libertad.

Ahora “El Monstruo de La Pastora” tendrá que rendir cuentas ante sus acciones negativas frente a la vida, y pasará muchos años encerrado en unos calabozos, saldrá convertido en un anciano.

LUIS ANTONIO QUINTERO | elsiglo

Loading...