«La Viuda Negra» planificó la muerte de su esposo para heredar la fortuna

Para quedarse con los bienes materiales de su compañero sentimental, la ciudadana conocida como «La Viuda Negra», plenamente identificada por las autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, planificó la muerte de su esposo, hecho ocurrido en la ciudad de Cagua del municipio Sucre del estado Aragua.


Para ejecutar ese horrendo homicidio y pasar desapercibida entre los vecinos del urbanismo y familiares de la víctima, así como de las autoridades policiales, se puso en contacto con peligrosos delincuentes, a quienes les reveló el plan maquiavélico.

María Magdalena Sánchez en compañía de Daniel Randy Rodríguez Torrealba, con quien mantenía en secreto una relación amorosa, precisó el paradero de dos hombres identificados con los remoquetes de «Pedro Diablo» y «Perro Seco», quienes poseen amplio historial policial y criminal.

La ciudadana, hoy detenida y a las órdenes del Ministerio Público, dio el acceso a las caballerizas a sus dos compinches para que causaran ruidos en la propiedad, con la intención de que su pareja se levantara de la recámara y se dirigiera al sitio para cerciorarse de lo que allí sucedía.

Y así sucedió, una vez en el sitio, los sospechosos sorprendieron a José Gregorio Blanco Pimentel, de 62 años de edad, y le causaron la muerte tras efectuarle varios disparos.

Luego de consumado el acto criminal, Sánchez armó un show mediático y relacionó el suceso con una acción propia de ladrones de finca. En las primeras de cambio, la mujer pasó desapercibida y todos los vecinos le expresaron palabras de condolencias.

Seguidamente los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, asumieron las investigaciones e incluso se trasladaron a la escena del crimen.

En la primera inspección ocular, a los funcionarios le pareció extraño de como sucedieron los hechos y citaron a la mujer de la víctima para que rindiera declaraciones en la Base de Homicidios en la población de Santa Cruz del municipio Lamas.

Tras varias horas y días de intensas declaraciones, María Magdalena Sánchez entró en contradicciones y no le quedó otra alternativa que confesar su participación como autora intelectual en el homicidio de su esposo José Gregorio Blanco Pimentel.

Y para no ir presa como una asesina en potencia, decidió echar «el cuento completo» y enlodar en el crimen a su amante, Daniel Rodríguez, quien funge también como autor intelectual.

Asimismo acusó de autores materiales a los delincuentes «Perro Diablo» y «Perro Seco», quienes aún faltan por identificar y en los actuales momentos andan prófugos de la justicia al igual que Rodríguez. El asunto como tal ya fue resuelto gracias a la mística de los funcionarios, según lo revelado por los jefes policiales a través de las redes sociales.